25 ene. 2018

Vestido "plagiado"



A veces es algo tan sencillo como replicar el patrón de un vestido que ya tienes y que te gusta especialmente por las razones que sea...


Eso hemos hecho más o menos con este vestido. Saqué el patrón -muy sencillo él- y lo cosí en un santiamén.


Es bastante cortito y con pocas concesiones: la tela ya lo dice todo.


Esta tela fue utilizada para mis nietas aquí. Es el estampado "Blumenwald", de Lillestoff. No sólo es bonito, tiene un tacto estupendo y resulta muy estable, por lo que se cose francamente bien.


No me quedaba demasiada cantidad de tela, pero fue la justa para el proyecto. El bolsillo tuvo que ir con punto de puño en color azul "denim",  que por otro lado le va muy bien. Ambas fueron compradas en Telaria a principios del verano pasado.


Les hacía ilusión a la mamá y a las niñas ir iguales...



¿Qué os parece?


18 ene. 2018

Año Nuevo...

Cuando era niña encontraba en el cambio de año algo mágico, como si verdaderamente se cerrara un círculo y se abriera otro: un año acababa y comenzaba otro, todo era nuevo. 


Miraba con emoción el nuevo dígito del calendario como un auténtico reto: sería mejor niña -lo que pasaba fundamentalmente por obedecer a mis padres y estudiar más-; haría más cosas, o sea, aprovecharía más el tiempo y holgazanería menos -algo muy apreciado en mi casa-; estrenaría mi impecable caja de pinturas Alpino -¡de 24 colores!- que casi siempre encontraba entre los regalos que me dejaban los Reyes Magos; podría jugar con mis hermanos a los nuevos juegos de mesa que se habían incorporado al conjunto familiar, mientras nos prometíamos no enfadarnos más...


No recuerdo en qué momento empecé a considerar las cosas de otro modo y me dí cuenta de que ese círculo del tiempo sólo se cerraba en el calendario que cada nuevo año iban colgando de la pared. Pero en la vida real las cosas no funcionaban así, en realidad la vida cambiaba poco a partir del 2 de enero. Yo volvía a desobedecer cuando llegaba el caso, las pinturas se iban desgastando poco a poco, el nuevo juego perdía frescura y como siempre ocurría volvíamos al viejo parchís, y mis hermanos y yo seguíamos enfadándonos.

Creo que un día entendí que los círculos no eran tales, sino una suerte de línea en espiral que nunca se cerraba. Ese día en que perdí algo de candidez y adquirí un punto de excepticismo...


Más adelante incluso comprendí que si quería cambiar en vez de mirar al calendario debería mirarme a mí misma, y que cualquier día es bueno si uno está dispuesto a mejorar en algo.

- - - - - - - -


Bueno pues mirando a 2017 desde el punto de vista costuril, primero me he sorprendido de cuánto he cosido, o sea, que siguiendo el principio familiar, he holgazaneado poco.😊.

Otra cosa es que todo ello haya sido oportuno. Veámos:


Primera consideración: El hombre es el único animal que tropieza dos -y más- veces  en la misma piedra

Haciendo recuento veo que me he cosido varias chaquetas: Dos de ellas algo más abrigadas: Simplicity 1281 y Sydney Jacket, que responden bien al periodo invernal corto y suave de esta zona; la primera más informal, y la segunda un poco menos, pero aún así bastante polivalente.



Luego me hice otras dos para entretiempo: Madawam y  Longley cardi, de ésta última hablaré en una próxima entrada.






















Como véis ambas son de características muy similares: solapa prolongada hasta el bajo y sin elemento de cierre. (Viendo las fotos he caído en la cuenta de que esta forma debe de gustarme mucho, y ello a pesar de la incomodidad que me produce la falta de cierre, que he solucionado al menos en una de ellas.)

Me he "jartáo" a reir cuando he visto también que aunque una la hice en primavera y la otra en otoño, en ambas tengo exactamente la misma pose, las fotos están hechas en el mismo sitio y llevo debajo la misma ropa... -pese a lo que pueda parecer, estoy en condiciones de asegurar que a lo largo de todos esos meses me he cambiado de ropa varias veces- 😁.

Y ahí va otra más veraniega: Kimono Vogue 1493¿Qué os decía?. Me tuve que agenciar un imperdible "de diseño" que me recomendó nuestra querida Dácil para que los delanteros no se me abrieran al andar...




Segunda consideración: Mira que lo sé, pero siguen faltándome camisetas básicas lisas.


Camisetas me he cosido varias: Invernal de cuello abrigadito, la sudadera Hide Away de la Revista Ottobre y la Vogue 8962. Todas ellas me encantan pero poco básicas, y sobre todo las dos últimas con la consiguiente dificultad a la hora de combinar con chaqueta o similar debido a su largura.


Sólo dos básicas en todo el año -ya me vale-, ambas de la misma viscosa, divina ella: la primera, de manga semi larga; y la segunda, para el verano, de manga caída. Estas han sido las auténticas estrellas, porque me las he puesto mucho, las he combinado casi con todo y ambas las cosí en un pis-pás con un patrón base que tenía. 





















Tercera consideración: O más bien agradecimiento 

A Nekane, por su blusa MIMI, cuya entrada empecé y nunca acabé, pero cuya prenda cosí y me puse, y me puse, y me volví a poner... De patrón fácil, costura sencillísima y cómoda donde las haya. Gracias por tu generosidad, amiga¡¡




Cuarta consideración: Coser a mis nietas es lo más agradecido del mundo


Les he cosido chaquetas, camisetas, vestidos de verano e invierno, pantalones largos y cortos..., unas cosas las blogueé y otras no, porque no siempre había fotos ni tiempo. Pero es un disfrute: les gustan los modelos, las telas, los bolsillos, las "pijaditas" extras.

Aquí sólo alguna muestra:

Collection privée. Filles
& Garçons
Sail boat, de Oliver & S























Estos dos últimos, son patrones de la Revista Ottobre 3/2017 ¡fantástica!. El primero es el modelo Lilly of the Valley, y el segundo el modelo Mermaids.

Proyectos costureros para el año que empieza?: Sí, muchos, pero no siempre los cumplo porque en medio se me van colando cosas, ya os he dicho alguna vez que en esto de la costura no soy ni metódica ni ordenada ni siquiera racional, más bien todo lo contrario: emocional, compulsiva y caótica.

Qué tal vosotros? Soléis haceros buenos propósitos al empezar el año?, y además los cumplís?, o sois tirando a escépticos, como yo?




15 nov. 2017

Camisetas leones-teléfonos




Me pregunto hasta cuándo dejarán mis nietas que les siga cosiendo?

En qué momento dejarán de verlo todo perfecto y se percatarán de ese escote demasiado desbocado, o esas mangas un poco largas de más?

Cuánto durará ese ritual tras recibir el paquete, de estar todos presentes para abrirlo y buscar rápidamente la "petit couturier" en el interior o exterior de la prenda?

Por cuánto tiempo mantendrán la cándida sorpresa ante el nuevo estampado: gatitos, perros, leones...? -Porque, ellas no entienden de patrones, pero sí de colorines, animalitos y bolsillos-.

Esa prisa por probárselo ya, aunque sea encima del pijama...

Y esa posterior llamada: ¡Abuela, me encanta!.


Creo que es la misma pregunta que se hace cualquier mami que cosa para sus niños. Es más, creo que es la misma pregunta que nos hemos hecho siempre los padres con niños pequeños:

¿hasta cuándo los Reyes Magos?

¿Hasta cuándo el Ratoncito Pérez?

¿Hasta cuándo me dará la mano? 

¿Hasta cuándo los besos en público?

¿Hasta cuándo la inocencia? 




En todo caso, siempre nos parecerá demasiado pronto. Siempre nos acabaremos preguntando ¿Ya?.




Pero ¡ojo!, que no cunda la melancolía. Esto no ha hecho nada más que empezar...😊. Así que ánimo, lo que viene también es interesante e intenso: amigos "abróchense los cinturones..."






Esta preciosa tela de leoncitos parlantes es de Naturtelas. La de rayas comprada en Le Chien Vert y la negra es punto de Coser cosas.



El patrón: es el tripi-repe-tripitido número 3 de Collection privée. Filles & Garçons. Un jersey o camiseta sencilla de manga ranglan, a la que le eliminé el cuello vuelto. Siempre es un acierto.

Gracias lindas, ¡¡¡mira que posáis bien!!!😘😘

8 nov. 2017

Chaqueta kimono Vogue 1493

                      

Qué hay en mi armario?

Por curiosidad abro mi armario y lo recorro rápidamente: rayas sólo una prenda -y qué casualidad son rayas muy similares a éstas en cuanto a textura y colores-. Cuadros: ni una sóla. Lisos: únicamente tres -y aún así suelen tener algún detalle como puños o cuello a contraste-. 

Queda claro que salvo las partes inferiores -pantalones o faldas-, prácticamente la totalidad de mi armario son estampados.

Y no sólo entre la ropa que yo me he cosido, que tendría una explicación práctica por la dificultad añadida que supone casar rayas o cuadros, sino que ocurre exactamente igual entre la ropa comprada que aún conservo. Me paro a pensar por qué y realmente no encuentro una razón de suficiente peso.  ¿A alguien más le pasa?


Por fin compro rayas

En este caso, ni siquiera fue una compra deliberada: aprovechando las rebajas, se me tiró a las manos este retal de 2,5 m. de tela de lino con mezcla de rayón, por un montante total de 6 euros, señores!. Su precio original ni qué decir tiene que era ostensiblemente más elevado.

Así es que cargué con él por su caída y su agradable tacto, suponiendo que en el futuro se convertiría en una chaqueta de entretiempo. 

                         

Aprovechando también esos días en que Vogue baja sus precios, me decidí por este patrón que siempre me gustó. Y ambos, tela y patrón, quedaron unidos en mi cabeza.


Aunque el modelo original es de lo más vistoso y elegante, yo pretendía una chaqueta para poder llevar con vaqueros de manera informal, así que la tira delantera, la parte inferior de las mangas y los bieses de las costuras interiores las puse en tela vaquera muy muy finita.


Acerca del patrón y sus modificaciones

Vogue 1493, de Koos van den Akker. Según dicen las indicaciones, se trata de una chaqueta tipo kimono, muy suelta. Corte princesa. Mangas pegadas bastante anchas, ligeramente caídas y rematadas con una pieza doble en forma de tulipán, que es lo que verdaderamente le da el punto original.

                   

                                   

Lleva aberturas en las sendas costuras laterales. Bolsillos incorporados también en dichas costuras. Y, una cosa importante, no lleva forro.

En mi caso he respetado totalmente el patrón, pero he eliminando prácticamente todo elemento ornamental.



😳   Tallaje: Es tan, tan amplio el modelo que como compré las tallas L-XL y XXL  -la mía viene a ser la "L" equivalente a la 16-18- tuve que escalar hacia abajo dos tallas, porque una vez dibujado me asusté de las medidas resultantes. Tengo mis dudas para el caso de un tejido fino, pero desde luego no para el que yo he utilizado. El resultado final creo que es el adecuado, por lo menos para mi gusto.




😩  Bolsillos: Como digo, al tratarse de un tejido más recio que el propuesto, tener los bolsillos mareando dentro de los delanteros no me seducía mucho, creo que abultarían demasiado, así que me decidí por ponerlos de parche.



👼   Adornos: En la foto del patrón los adornos quedan preciosos, le dan un aire superchulo, muy sofisticado y muy en la línea de este diseñador. Se trata de bieses cosidos trazando rayas de forma irregular a lo largo de toda la tira frontal del kimono y en la parte inferior de la manga. Vamos, no era en modo alguno el objeto que yo perseguía, pero en todo caso, es que dudo muy mucho de cuál hubiera sido el resultado final de tanto biés. Y no digo nada de los apliques florales, que pueden parecer estampados en la tela, pero no, son superpuestos. Mi destreza costuril queda muy lejos de tanta perfección.

Así es que, también en linea con mi estilo más bien sobrio😊, dibujé aproximadamente las mismas líneas y las pespunteé con hilo gordito, del utilizado para coser vaqueros. Queda bastante discreto, pero tiene su aquél. ¿Qué os parece a vosotras?.


Los bieses en las costuras interiores le dan un aspecto muy pulido a la prenda, teniendo en cuenta que va sin forrar.


                                 
Que ¿cómo la llevo?

Oye, pues agustísimo las pocas veces que me lo he puesto; encaja muy bien y es comodísima. Puestos a decir, sólo una pequeña pega, y es que estas prendas abiertas quedan estupendas cuando te las pruebas en casa, quieta frente al espejo. Pero cuando sales a la calle, entre el aire y el movimiento andante, se enseñan más las costuras interiores que lo de afuera. O sea sé, que voy a tener que ponerle algún elemento de cierre. 

Recuerdo que hace años había unas manitas de pinza unidas por una cadenita que cerraba ambos delanteros sin tener que coser nada; las manitas se ponían y se quitaban según la ocasión. Pero ahora he buscado y rebuscado y no las encuentro... todo lo que he visto tiene que ir cosido (agradecería cualquier idea, en este sentido).


Pues esto es todo por hoy. Me he extendido un poquito pero es que he encontrado pocas reseñas de este patrón, así es que si pueden contribuir en algo mis explicaciones, ahí quedan. 

Acabo de darme cuenta de que es miércoles, así que voy a enlazar por primera vez con El Club de las Malas Costureras. Besitos¡¡¡


15 oct. 2017

Bata escolar


👩- Pero por qué no quieres ir al cole?, siempre te ha encantado.

👧- Es que ahora en Primaria, como ya somos mayores, el patio es un lío desorganizado. Unos niños chillando, otros corriendo, las pelotas volando, y no me dejan tranquila...
                           

Así es ella: capaz de soportar la música estridente pero no los gritos ajenos -para pulmones, los suyos-, minuciosa, perfeccionista, risueña y un poco llorona.

Necesitaba una bata para las clases de manualidades, pero no permitió que su mamá la comprara:
-Mejor me la hace la abuela,  seguro que es más divertida.


Pues sí, el procedimiento es bien sencillo: encargo, diseño, ejecución, paquete y finalmente envío.  Después, cuando se pueda, fotos de vuelta para comprobar resultado final.  Vamos, nada comparado con entrar en la tienda de la esquina y comprarla allí 😄. ¡¡Qué aburrido!!

Así es que siempre publico con retraso, ¡¡cosas de las distancias!!


Cuadrito de vichy de tamaño medio en azul muy oscuro y blanco.  La idea es que fuera "sufridito", pero para darle un poco de luz y color le puse su nombre con aplicaciones de tela en el canesú (al parecer eso es lo que más le ha gustado...).


El cuello tipo "peter pan" con tela de gatitos.


Bolsillos:
Cuántos más mejor. Siempre hay cosas para guardar en ellos: pinturas, pinceles, trozos de ceras, papeles de caramelos, alguna hojita de árbol o esa piedrecita preciosa encontrada por ahí...



¡No subestimes el bolsillo de un niño!. Siempre resulta sorprendente y hasta emocionante vaciarlos estudiarlos cuando irremediablemente hay que echar la prenda a la lavadora:

- Pero para qué quieres esto..., lo otro...? 
Y para todas y cada una de las menudencias encontradas habrá una explicación absolutamente plausible que hará imposible deshacerse de ella.