18 sept. 2017

La casa familiar y la antigua máquina de coser

La casa


Volver a la casa familiar después de años, ya deshabitada porque los padres no están, siempre produce una punzada en el estómago.


Poseen esa armonía artificial de los lugares desocupados: todas las estancias recogidas, ordenadas, los cojines bien colocados en ángulo sobre el sofá, las persianas bajadas, la luz desconectada...


Aparentemente todo está igual. Todo perfectamente cuidado. Siguen los mismos objetos decorativos, muchos de ellos regalos que los hijos fuimos haciendo a lo largo de los años. Las fotos de los nietos, pequeños o adolescentes, todas bien enmarcadas ocupando repisas, chimenea, mesitas; unos niños que ya son adultos y que a su vez ya tienen otros niños.


Y un calendario -¡tan simbólico!- recordando el último año de vida efectiva en la casa.

De pronto, cuando la luz del sol lo inunda todo, te das cuenta de que no, no está igual. Ahora recuerdas que en su día hubo que aligerar: desprenderse de todo aquello que abigarraba armarios, cajones, paredes. Pocos papeles en el escritorio; pocos cuadros en las paredes bien pintadas; muchas perchas colgando vacías en los armarios; las cuerdas del tendedero resecas.


- - - - - - - - - 

El hallazgo


Por qué sería que en esta ocasión elegí ese cuarto para dormir, el que siempre fue más frío y desusado de la casa. Tal vez por el inusual calor que todavía a finales de agosto seguía apretando. Tal vez porque estaba ella...


Sí, ahí estaba, durmiendo sosegadamente en su mueble.


La cubría una antigua colcha blanca de algodón que colgaba hasta el suelo y, sobre ella, unos platos decorativos de Talavera de los que "entonces" se fueron retirando de las paredes.


La cuestión es que a pesar de estar protegido por un plástico de burbujas, me pareció adivinar lo que parecía ser un pedal.

Era una Sigma, modelo A-107-1, con el cabezal empotrado en el mueble. Luego supe que hacía muchos años -más de treinta- que Mary, mi suegra, no la había utilizado. En todo caso, se la veía poco usada y en muy buenas condiciones de conservación. Sólo los metales un poco ennegrecidos y el cabezal cubierto con una ligera película de polvo pegajoso.


Este modelo comenzó a fabricarse en Elgoibar (Guipúzcoa) a partir de 1946, por la Empresa Estarta y Ecenarro. Aunque la máquina no lleva el año de fabricación, parece que es el primer modelo de máquinas de coser de esta Empresa que, hasta entonces, se había venido dedicando a fabricación de material bélico.


En la familia debió adquirirse en los primeros años 50.


La puesta a punto:

Una limpieza externa del cabezal y metales y un engrasado minucioso: bote de aceite, manual de instrucciones a la vista, bobinas de hilos, agujas, canillas, tijeras.







Para ajustar la tensión del hilo

Palanca para controlar la longitud de la puntada










Y, de pronto, pareció desvanecerse toda esa quietud: la suavidad de la maquinaria funcionando, la aguja subiendo y bajando, el soniquete del pedal...

El sol ya entraba por los ventanales aunque a esas horas las mañanas de Castilla todavía son frescas. Dentro de un rato saldría al monte a caminar, pero ahora me deleitaba escuchando la máquina. Creo que la casa también.

video


Dejo para mí el torrente de emociones vividas en este viaje. Hoy sólo quería hablaros de la máquina.



6 sept. 2017

Mis pantalones cortos


En verano los utilizo mucho: para casa, para la piscina, para las excursiones más o menos campestres...

Este patrón es una adaptación del modelo 129 del Burda de Febrero 2013 que ya hice en su día y que podéis ver aquí.


La modificación es importante ya que le he quitado los pliegues delanteros, aunque manteniendo un corte longitudinal que le da un poco de forma. En su lugar hice una costura, con un pespunte de carga. 


Mantengo los bolsillos que además de útiles quedan muy bien.




En el trasero lleva dos pinzas, y la cinturilla lleva una goma en la zona central del mismo para que se adapte mejor.


Y otro bolsillito de parche detrás. La cremallera invisible en el costado.


Las vueltas de cinturilla y bajos están hechas con una tela de algodón fina, para que resulte más suave.


Y después de muchas semanas enlazo con RUMS España, en esta edición de despedida (¡qué pena!, con la ropa que nos hemos cosido gracias a estas entradas compartidas...). Muchas gracias por esta estupenda iniciativa y por tantas cosas interesantes que se han visto en ellas y de las que he aprendido un montón.


30 ago. 2017

Vestido "Cnidaria", extraño pero resultón

Este es un vestido muy repetido entre las seguidoras de la Revista Ottobre. Y resulta curioso porque la verdad es que aparece un pelín rarito a primera vista.

   
Yo me resistí un poco inicialmente, pero al final he acabado cosiendo tres: éste para la pequeña sirvió de experimento: ¿le gustaría?. El resultado fue decididamente favorable, y me permitió valorar algún ligero ajuste para los siguientes.



Los otros dos, uno para su hermana mayor y otro para nuestra querida Laura, ambos realizados con las mismas telas. El cuerpo lo hice un poquito más ajustado que el original, me gusta más el resultado.



También eliminé la pequeña manguita, de manera que pueda llevarse con alguna camiseta de manga corta o larga debajo.


Tengo que decir que cuando lo vieron extendido sobre la cama no entendían muy bien que eso tan cuadrado fuera un vestido, pero cuando se lo pusieron el éxito fue rotundo.


No utilicé un punto demasiado fino, porque creo que puede servir también para primavera y otoño: lo veo perfectamente sobre unos leggins piratas o largos.



Las sisas están rematadas con una vista y pespunte zig-zag de tres puntadas, que le da suficiente elasticidad. Y el escote con una tira lisa a contraste.

Los laterales del vestido llevan un borde liso a contraste, ya que la tela principal no me daba de ancho, queda original.


Enlazo con el Blog Fans de Ottobre.


27 ago. 2017

Manual máquina de coser Sigma, modelo A-107-1 (año 1946 aprox.)


En esta entrada hablaba de la máquina de coser que fue de Mary, mi suegra, y que descubrí en un viaje a la casa familiar.


La fabricación de este modelo creo que tuvo lugar a partir de 1946. Puedes encontrar más detalles acerca de la Empresa propietaria en mi entrada mencionada.

Fotografié el manual suponiendo que muchas personas que puedan tener en sus familias esta máquina quizá no dispongan ya del mismo, y ello les impida poner la máquina en funcionamiento.

Lo alojo en pdf en este Blog para que pueda ser descargado libremente por quien lo necesite, pidiendo disculpas de antemano porque las imágenes no son de la calidad que me hubiera gustado. En todo caso, creo que servirán al efecto deseado.

💗💗Ruego a quien lo reproduzca total o parcialmente, 
cite siempre la procedencia💗💗


👉  Descargar el manual 




Manual en pdf máquina de coser Wertheim, modelo R.B.C. 43 (año 1950 aprox.)


Desde el momento en que publiqué esta entrada sobre la máquina de coser que fue de mi madre, una Wertheim modelo R.B.C. 43 de los años 50, he tenido decenas de correos solicitándome copia del manual.


Como ya indico en la entrada, ni la máquina ni el manual están en mi poder, pero en su momento lo fotografié lo mejor que pude y fuí remitiendo las imágenes a quienes me las pidieron.

Ahora, lo alojo en el Blog, en pdf, para que a quien le interese lo pueda descargar libremente, y poner así en funcionamiento esa máquina familiar de extraordinarios resultados.

Lamento que la calidad no sea mejor, pero estoy segura de que vuestra buena voluntad e interés suplirán sus deficiencias.

💗💗Ruego a quien lo reproduzca total o parcialmente,
cite siempre la procedencia.💗💗



Cartel 500 días de vida de nuestro Blog

Cartel 500 días de Sentarse a Coser

Aquí pongo a disposición el cartel para quien lo quiera descargar. Estas son máquinas de coser con nombres y apellidos, es decir, de distintas costureras que han querido colaborar y han celebrado conmigo estos 500 días de vida del blog. Al pie figuran sus nombres.

Entre ellas hemos intercalado obras de pintores con la misma temática.

Esta preparado para DIN-A-3. Puedes pinchar en la foto o en el siguiente enlace: 







http://1.bp.blogspot.com/-EhfLkNANvdE/VQHH-f1-TcI/AAAAAAAAExU/OK1kmtNDgZ8/s1600/Cartel%2BA-3%2Bblog.jpg





23 ago. 2017

"The lady skater dress": versión veraniega




Tres o cuatro versiones he cosido ya de este vestido, aquí, aquí, y alguna más que no llegué a bloguear. Todas para mi hija: siempre es acierto seguro. En nuestro caso, como vivimos a varios miles de kilómetros de distancia, le coso sin prueba alguna de la prenda y, francamente, me sienta fatal que luego no quede bien de largo, de ancho, de aquí, de allá... Pero con este "Lady skater dress", no suelo fallar.


Se cose en tela elástica, de cuerpo ajustado, cintura ligeramente baja y falda semicircular: fácil donde los haya. 


Para los detalles del patrón, podéis ver cualquiera de mis entradas anteriores, para no repetirme demasiado.

Esta tela forma parte del alijo que me procuré en el último viaje a Bruselas, compradas en Le Chien Vert, gracias al hueco que me fueron dejando en sus maletas el resto de miembros de la familia, aquí algunas:


Es una viscosa suave, fresquita, con un tacto estupendísimo y un estampado que me encantó a primera vista. El color resulta aún más bonito al natural.


Pero como la orla del estampado más oscuro estaba sólo en la parte inferior, tuve que hacer encaje de bolillos para "encajarlo" bien.


Como consecuencia de ello una costura central  en la espalda para aprovechar la orla y la tela. Y tantas vueltas le dí, tanto me devané la sesera para armonizar y dar movimiento a los círculos, que perdí la atención en lo más importante, casar los rombos centrales... ¡horror!! (sólo por escasamente un centímetro).


A cambio, estoy muy orgullosa de la tira del escote: en realidad es el orillo de la tela, pero me pareció tan visoso que no me resistí a darle protagonismo: ahí está él, más bonito que un sol


A mi hija le ha parecido perfecto. Cuando he visto las fotos me daba la sensación de que le quedaba demasiado ajustado de cuerpo, pero me insiste en que le queda ideal, y como la tela es blandita, me dice que queda ceñido pero no apretado (seguro que es así, prefiero creerla, jajaja...).

Y bueno, me siento contenta porque a mi hija últimamente no le coso mucho, la verdad..., las niñas acaparan mi costura.