27 sept. 2013

Las "trampas" y engaños de la lencería ("La mécanique des dessous").

La ropa interior sale al exterior. A lo largo de los siglos la moda de la ropa íntima ha ido adaptándose al gusto social de cada momento, reduciendo o aumentando las formas del cuerpo: senos, caderas y glúteos en la mujer para resultar más atractiva, o el pene en el varón para realzar su masculinidad.

                   "Irresistible". Año 1951-1952                                                                 Bustier.  Año 1950                                                      

Sabemos de los sujetadores-faja ensartados de ballenas, que sostenían y elevaban el pecho, o los rígidos corpiños de cintas que reducían la cintura y remarcaban los senos – o los escondían, según la época- . 

Pero si retrocedemos en el tiempo, podemos encontrar verdaderos ingenios encargados de estilizar y erquir la figura de la mujer, ese era el objetivo: enfatizar el busto remarcando generosos escotes de piel extraordinariamente blanca, cuellos estilizados y rostros nacarados, incluso artificialmente.


Jaula, patrón de "mariposa". Año 1872

Vestido en dos partes. Año 1881

La parte inferior del cuerpo de la mujer debía aparecer oronda y redonda, dejando vislumbrar unas buenas caderas y glúteos, aunque siempre cubierta por amplias enaguas, faldas o vestidos ampulosos, que añadían porte a esa clase dirigente que se imponía también a través del vestido.

El bienestar y la comodidad del cuerpo al servicio de la apariencia.


Corsé. Año 1860-1870
Pues bien, si tenéis previsto viajar a París antes del 24 de noviembre, todavía estáis a tiempo de ver la evolución de esta “lencería” gracias a una espléndida exposición que se muestra en el Museo de Les Arts Décoratifs.

Armazón en dos partes. Año 1775-1780

Cartel de la Exposición

Panier articulado. Año 1760
Un recorrido que va desde el siglo XIV hasta nuestros días -con prendas totalmente vanguardistas-, y que nos guía a través de esas “trampas” o engaños de una ropa interior encargada de disimular o enmascarar nuestros cuerpos para adecuarlos a un “patrón” socialmente establecido. 

Una colección de más de 200 piezas: miriñaques, paniers, polisones, corsés, jubones, bustiers, fajas, sujetadores...

Para motivar a quien pueda ir (¡además, parece que dejan probar los artilugios…!), y matar el ansia de los que no podemos…, aquí os dejo aparte de las fotos, un vídeo en el que el propio Comisario de la Exposición, presenta el trabajo realizado. ¡¡Sumamente interesante!!


Para aumentar el pecho. Año 1900-1910

Sujetador. Año 1925


Combinado. Año 1954
Prêt à porter. Año 1997








NOTA: Todas las fotos se han obtenido de Les Arts Decoratifs.