14 sept. 2013

Music Box Jumper, de Oliver + S: Una apuesta segura

En esta primera entrada de costura propiamente, quiero dejar constancia de uno de los vestidos que más me gusta y que he repetido en varias ocasiones para distintas niñas. Se trata del Music Box Jumper, de Oliver + S.

Para quienes no hayáis tomado contacto con esta firma, os puedo decir que, personalmente me parecen sumamente acertados. Tuve la oportunidad de conseguir algunos patrones en EEUU (gracias Christiane y Laure por dejarles un hueco en vuestra maleta), cuando todavía no sabía de la existencia de Telaria. Ahora la mayor parte de ellos son también digitales, lo que facilita su compra.

No sé qué pasa con los diseños de Liesl Gibson que una vez ejecutados resultan todavía mucho más vistosos que el modelo que aparece en la propia página. Y en el caso de éste, concretamente, el modelo que muestro a continuación, versión B, a mi gusto, mejora sustancialmente la versión A.


De costura rápida y relativamente cómoda, pues no tiene grandes triquiñuelas. Las instrucciones están en inglés, pero con la guía de términos en inglés que hizo La Inglesita y los esquemas que incorpora el patrón, se entienden muy bien.

El canesú queda muy bien acoplado al cuerpo y la parte inferior del vestido al ser trapezoidal y con pliegue en el centro se adapta perfectamente a niñas delgaditas o más llenitas, incluso aunque no tengas posibilidad de prueba, como es mi caso. Y resulta muy cómodo -hasta para trepar a los árboles-.





Tiene forrado el cuerpo, lo que permite darle el toque gracioso o chic de ponerle las tapetas o un vivo a juego…, y adaptarlo a prendas de sport o de más vestir, según interese. Vaya, que es un vestido acomodaticio y “crecedero” como solía decir mi madre.

En esta ocasión era un regalo, así que forré las costuras 
Hecho en tela de algodón queda bien para el verano con camiseta de mangas larga o corta, y hasta sin ella. Y hecho con tejidos de más cuerpo: pana de canutillo/lisa o piel de melocotón, paño fino, etc. puede servir para épocas más frescas con un jersey debajo.



El patrón del canesú puede aprovecharse para otras soluciones, por ejemplo esta túnica veraniega cuya parte inferior va fruncida.


Y para las mamás y papás, un elemento más a favor: muy cómodo de planchar.