23 ene. 2014

Llegó el "Viator": RUMS España, semana # 4

Como os decía en mi entrada anterior, estoy intentando perderle el miedo a los bolsos. Después de los dos pequeñitos para las peques de la familia, decidí que había llegado el momento del Viator.

Las cosas se me ponían de cara: conseguí  abrir el archivo del patrón y tutorial que no había logrado descargar antes; rebusqué entre mis telas y encontré una perfecta que había comprado unos tres años atrás porque me gustó su textura, su cuerpo y su estampado: un texto en latín macarrónico de tonos crudos y marrones, aunque desde entonces no había encontrado un destino para ella. Ahora le había llegado su turno; para la base utilicé pana con una entretela de las más fuertes que he encontrado para que conservara la forma.






















Así pues, no había excusa. Me lancé hacia el Viator con la misma emergencia que me lanzaba de pequeña a los botes de leche condensada durante la siesta, aprovechando que todos dormían: no había tiempo que perder.


Debo decir que el tutorial está tan clarito que no necesité echar mano del patrón para nada. Seguí punto por punto el tutorial, e incluso –cosa poco frecuente en mí- lo leí previamente. Así pude ver algunos “truquis” que nos daba Charo al final, y que me facilitaron las cosas. ¡Ojo, aviso para navegantes rapidillos, como yo…: leedlo entero antes de empezar¡



Dejo para la próxima versión –porque habrá más, ¡lo juro!- el bolsillo interior o exterior con cremallera y vivo, pero en éste preferí hacer un tanteo primero. Le he puesto un bolsillo interno sin cremallera, dividido en dos: una parte para el móvil, y otra para el llavero, barra de labios y tarjeta identificativa que necesito para el trabajo. Son esas cuatro cosas, que siempre se me pierden en el cul-de-sac de los bolsos grandes, y que me fastidia sobremanera andar buscando continuamente; ahora las tengo bien localizaditas y guardaditas.


En vez de cintas para mochila, utilicé gosgrain (más que nada porque lo cosí en domingo y no tuve paciencia para esperar a comprarla el lunes); la cinta de colgar la puse doble con fliselina;  no será un bolso que utilice para la compra, o sea que no necesita una resistencia excesiva. Y luego, a todas las cintas les puse un refuerzo de la misma tela del bolso, ya en plan decorativo. Y bueno…, estoy superencantada¡¡. 


Y con el mismo bolso, ya colgadito en bandolera, me fui a Julián López aprovechando las rebajas del 60 Aniversario a comprar nuevas lonetas para hacer más… “Por su Viátor las conoceréis…”


¡Gracias, Charo!


NOTA: El supuesto adorno de las dos telas superpuesrtas, trata de cubrir un arrebato de intimidad entre la plancha y el tejido  (dicho así me da menos vergüenza confesarlo...).


Si quieres ver otras propuestas para RUMS ESPAÑA semana # 4 entra en:
http://rumsespana.blogspot.com.es/