3 abr. 2014

Quiso ser "Red velvet dress" y acabó en Red velvet shirt (Cake patterns)

Cuando descubrí Cake Patterns me quedé encandilada. Sus vestidos me encantaban y su sistema todavía más.

Los patrones que se rigen por el sistema de tallaje tradicional plantean ciertos problemas a quienes, como yo, tenemos alguna medida que no encaja en tu talla. Así, te ves obligada a hacer modificaciones para que tu cintura, p. ej.  se adecue a la talla elegida.


Cake Patterns no ofrece patrones al uso: se trata de vestidos seccionados en varias partes: canesú, banda ancha de cintura y falda. Cada una de estas secciones se adapta a las distintas medidas.

Cuando encontré el Red Velvet me lancé a él. Se trata de un vestido para realizar en punto. Ajustado en la zona de cuerpo y cintura y con un bonito pliegue de tijera, o un tablón -según se elija- en la falda. Además Stephanie preparó un "Sew Along" que facilita mucho su ejecución.


Por mi parte, estaba tan ilusionada que incluso burlé mi natural “aquí te pillo aquí te mato”, y me hice una muselina para comprobar bien. Tuve que hacer bastantes ajustes, pero al final conseguí que el cuerpo quedara como Dios manda. (Ya comentaré más acerca del patrón de este vestido en una entrada posterior).


Sin embargo, cuando llegué a la falda no me gustó el efecto del pliegue sobre mi cuerpo, ya que para que tuviera suficiente profundidad, el resultado final hacía una falda demasiado ancha para mi gusto y mi "contorno". (Ya os enseñaré el vestido versionado, porque estaba claro que como fuera tenía que caer...).


Superada la frustración inicial decidí aprovechar el cuerpo –que me había costado lo mío, ya que hube de entretelar todas las costuras-. Así que a lo ya hecho: canesú y cintura, le añadí una banda a contrahilo en la parte inferior, que completaba un suéter.


Como conclusión, tengo que decir que este patrón se ajusta al cuerpo como un guante, resultando una prenda extraordinariamente cómoda debido a su forma articulada. Vamos, que estoy muy contenta con resultado final a pesar de los pesares.





En cuanto al tejido, es un punto de lana muy fino y agradable, y aunque no suelo frecuentar el color rojo, estoy empezando a saborearlo... (Y ya que me sobró un porrón de tela, la aproveche para hacer un vestido para mi hija, que podéis ver aquí).

¿A vosotros, qué os parece?


NOTA: Por cierto, Luisa, del blog El hilo en el alambre realizó su Red velvet, que podéis ver aquí.



Y esto es todo para RUMS España #14. No te olvides de pasar a ver cosas bonitas.¡¡¡¡