16 may. 2014

Llega la Primavera


Y con ella los tonos claros, luminosos…
Mi nieta mayor va cambiando de gustos en cuanto a sus colores favoritos: ahora es el azul celeste. Así que combiné una tela de “chinitas” con un azul claro que tenía guardado. Creo que es el primer vestido que le hago en tela lisa –no sé por qué casi siempre utilizo estampados-.

UNO

Para Selena: Modelo "Hide and seek dress", de Oliver + S






El patrón es uno de los últimos modelos de esta casa, que ya se puede encontrar en Telaria. Bastante agradable de coser, sin demasiadas dificultades y, como todos los diseñados por Liesl Gibson, comodísimo para los cuerpos infantiles. En este caso, aunque lo cosí a distancia, se lo llevé en persona, así es que pude apreciar directamente el efecto. Además su propietaria posó gustosa -no siempre ocurre-.


Tanto el delantero como la espalda constan de dos piezas laterales a lo largo del vestido, y la parte central tiene una pieza superior como canesú y la inferior fruncida. Manga a la altura del codo, amplia, y bolsillos con tapetas, en las costuras frontales.


Pero lo verdaderamente importante: A la niña le encantó.


DOS
Para Stella: Modelo "Seashore Sundress", también de Oliver + S

Y este otro vestido para la pequeñita, con un patrón que he cosido en varias ocasiones y que sienta estupendamente. Cortes princesa, y un panel central liso a lo largo del vestido y el resto de la falda toda fruncida. Tiene tirantes y bolsillos. El talle es caído, así que dejándole un bajo cumplido puede durar bastante tiempo.






Me gusta mucho utilizar los patrones de esta firma porque me parecen muy acertados. Como no les puedo probar a las niñas, con ellos tengo la seguridad de dar siempre en el clavo en cuanto a medidas, ajuste, etc.  Pero lo de menos es lo que yo piense, lo realmente valorable es la opinión de sus usuarias: estos vestidos no se aburren en el armario, sino que se ponen, se lavan, se planchan –o no…-, se vuelven a poner…, y siempre están entre los preferidos.


Y ¿cuál es el secreto?. Pues en mi humilde opinión:

  • Es una ropa bonita
  • Siempre pensada para la comodidad de los niños, evitando detalles superfluos que puedan resultar poco prácticos o engorrosos. Se trata de poder tirarse por el tobogán libremente, subirse a las piedras, correr, saltar…
  • Nunca faltan los bolsillos, en cualquiera de sus modalidades. Liesl es madre y sabe bien que un bolsillo es elemento imprescindible para los peques.
  • Los vestidos están construidos de tal manera que quedan muy bien acoplados en el cuerpo y, sin ser grandes, pueden tener un uso alargado en el tiempo gracias a la estructura de canesús, talles bajos, etc. (evitando los cortes en la cintura, que enseguida los dejaría fuera de circulación).
  • Además, según se realicen en una tela u otra, puede resultar un modelo de “todo trote” para jugar y subirse a los árboles, o bien para llevarlos "de visita" el día de Navidad…
  •  Las soluciones a la hora de coserlos resultan tan impecables que cada modelo es una especie de pequeño tutorial de buena costura.

A mis nietas les gustan, también a su mamá, y a mi me encanta mirarlos y remirarlos después de cosidos.

(Aunque no hace falta decirlo, lo diré: esta es una opinión muy personal, totalmente honesta y desvinculada de cualquier tipo de interés, ¡faltaría más!)

Y aquí os presento a mi "pequeña costurera", hecha etiqueta¡¡