9 jun. 2014

Como hacer las vistas de una prenda

Una vista es un refuerzo interno de la prenda que suele ponerse en determinados bordes (escotes, sisas, bajos…) para darle más consistencia evitando que el tejido ceda, al tiempo que lo remata resultando un acabado más limpio.




















La vista es una réplica del contorno que tiene el borde que queramos tratar, es exactamente igual, irá superpuesto y vuelto hacia el interior.

A partir de los tutoriales que hice sobre cómo rematar el cuello de un suéter, algunas personas  me han comentado las dificultades que tienen con las vistas. Los buenos acabados en los escotes y en las vistas pueden ser decisivos en el aspecto final de una prenda de vestir: es lo que más se ve. Así que puede merecer la pena dedicarle un poco de tiempo y de cuidado.


















Este es el método que yo utilizo, supongo que las costureras avezadas lo harán con los ojos cerrados, pero mi intención es echar una mano a quienes se están iniciando:

    1. Vista sencilla del escote. 
    2. Vista compuesta: escote y sisa. 


  1. Vista sencilla del escote. 

Vamos a sacar las vistas del escote, aunque el procedimiento será el mismo para sacar las vistas sencillas de las sisas.
     
1. Ponemos la parte superior del patrón sobre papel en blanco,  y dibujamos exactamente el  contorno del escote.


El patrón está en un plástico casi transparente.
Está superpuesto sobre papel blanco



2. A continuación vamos replicando esa misma  línea a 5 cm.
o el ancho que queramos dar a la vista). Iremos marcando
puntos con la regla.

                                  
  

3. Después uniremos los puntos y nos quedará lo que véis. Se marca la parte del centro y del hombro, y se recorta. Repetir la operación con la espalda.  


 Las vistas deben de ser una réplica exacta, tal y como se muestra.
           
                 




4. Si no se tiene mucha costumbre, puede ser conveniente verificar el patrón de la vista sobre la propia prenda.
               

Antes de cortar hay que tener en cuenta si el patrón que nos ha servido de base incluye o no los márgenes de costura. Si no los llevara incluidos hay que dárselos, del mismo modo que se los hemos dado a la prenda cuando la hemos cortado.


5. Cortar la tela


6. Normalmente se suelen entretelar las
vistas para que resulten más estables
                       

7. Se cosen las costuras de ambas vistas.
                     

 8. Se sobrehíla la parte exterior de la vista y se presenta sobre
el cuerpo. A continuación se cose. 
Las costuras de los hombros de las vistas deben de coincidir exactamente con las del cuerpo




Si hemos logrado esto, lo más difícil ya está conseguido. A partir de aquí, para el cosido de la vista puedes es seguir este tutorial, desde el punto nº 7 hasta el final.

--------------


2. Vistas del escote y de la sisa unidas. 

Este suele ser un buen recurso en los vestidos desmangados, de manera que quedan rematados con la misma vista el escote y la sisa. En realidad se trata simplemente de unir ambas vistas. El efecto de la vista sería éste:




Se pueden seguir dos procedimientos:

a) Unir los patrones del delantero y de la espalda por el hombro y sacar la vista entera, sin costura en el hombro.

b) Cortar en el hombro y hacer la vista del delantero y de la espalda separadas. Personalmente yo prefiero este método, ya que la costura del hombro me permite ajustar mejor si tuviera que rectificar una vez que lo presento sobre el cuerpo, pero cada cual como más cómodo le resulte.





1. Se superponen los patrones sobre un pliego de papel en blanco y se dibuja el contorno, señalando la línea del hombro.


2. A partir del contorno dibujado, se van marcando las vistas con el mismo método antes indicado



3. Se cortan sobre la tela, dejando el margen de costura, si procede.


Presentado sobre la prenda quedaría de este modo:

Vista delantera

Vista espalda. En este caso va abierta detrás

Vista de la sisa


CONVIENE NO OLVIDAR:

- Antes de empezar, dar un pespunte de refuerzo al escote de la prenda para evitar que ceda.

- Planchar las vistas y las costuras después de cada operación, para conseguir que la tela quede bien plana y se eviten bolsas o rugosidades que impedirán que el tejido tenga buen asiento.

Hacer un pespunte  “understitching”, indicado en el punto nº 9 de este tutorial, que fije bien la vista evitando el efecto de que ésta tienda a levantarse.