23 jun. 2014

¡Completamente a cuadros...!

Así están las chicas de mi familia, todas a cuadros!. Y casi, casi a cuadros de mantel.



Durante años tuvimos un mantel sobre la mesa de mi cocina con estos mismos tonos, eso sí, los cuadros eran rectos, ¡como Dios manda!.
        
                                       
Primero fueron unos leggins de cuadritos tipo vichí, pero en tejido de punto. Una tela que ya hemos visto en alguna de nuestras blogueras amigas, y que es una gozada coser: muy consistente y estable.


Luego, con el pretexto de hacer un tutorial, hice tres camisetas, tres: para la mamá y para las dos niñas, en una tela de licra bastante fina. En el caso de las niñas combiné ambos tejidos, y así podían llevarlas con los leggins.

La de la mamá es una Plantain, en versión supersimple.

Las infantiles están tomadas del libro de patrones Collection privée, que pude encontrar en Telaria.


Ya había cosido varias de este mismo modelo.  Es una camiseta recta, cuya manga ranglan está compuesta de dos piezas unidas en sendas costuras, superior e inferior. Como era una manga bastante pegadita, fui "debidamente informada" de que la costura de arriba molestaba…


Así es que he modificado el patrón uniendo ambas caras para conseguir la manga de una sóla pieza, aunque eso sí, respetando el corte curvado del hombro, que lo he dejado a modo de pinza y que le da una forma muy graciosa.




Ahora todo está en orden.  Bueno, casi todo. Como el modelo original tiene cuello cisne, la caja queda un poco subida: para la próxima versión la bajaré un poquito más.


Y como hay días en que tenemos los astros a favor, pude conseguir fotos... ¡suerte la mía!