6 jun. 2014

Una caperucita en la fiesta de graduación.

Compré esta tela el año pasado porque me pareció preciosa, a sabiendas de que no la utilizaría tal cual, porque tanto lunar –y además sobre fondo rojo- me abruma.


Así que cuando me dijeron que mi sobrina-nieta Laura se había graduado -cada vez se gradúan antes estas criaturas-, pensé que éste sería mi regalo de graduación para ella.



Decidí hacer una “deconstrucción” formal de la tela y organicé el vestido que véis, modelo Hide and Seek, del que recientemente cosí otra versión aquí. (Esta me parece mucho más elegante –como corresponde a toda una “graduada”-.)




El dibujo lo utilicé exclusivamente para los canesús delantero y trasero, y como lleva cortes laterales, combine la tela de lunares con un piqué blanco de algodón que atenuara un poco esa potencia del rojo, aunque lo he mantenido en las vueltas de las mangas y las tapetas de los bolsillos. El forro del cuerpo es de batista de algodón.




Y como complemento le hice una flor modelo La Lío, que al parecer le ha encantado.


Creo que cuando le llegó el paquete estaba enferma; pese a todo, se lo puso y fue capaz de posar como una jabata para enviarme fotos y que yo pudiera ver enseguida cómo le había quedado: esta niña es un sol: simpática, resuelta y cariñosa como ella sola.

Un besito Laura¡¡