23 oct. 2014

De mangas de camisa a mochila…, ¡lo más natural del mundo!

Qué se puede hacer con una camisa que se retira de la circulación?

Si la camisa es de caballero y las mangas son largas, con ellas podemos hacer por ejemplo un bolso o una mochila… como ésta que, además de resultona, es muy cómoda y rápida de coser:



Me inspiré en algo que vi un día paseando por la calle y que me hizo pensar. De esa "cavilación" ha surgido mi: 





He utilizado una camisa de invierno de un tejido similar a la franela, con bastante cuerpo, y he obtenido una mochila de buenas dimensiones.




1. Separar las mangas del cuerpo.

2. Abrir por la costura y separar el puño.


3. Descoser los puños. Utilizaremos ambos.

4.Una vez abierta la manga, le damos la forma y tamaño que nos convenga.

5. Se entretelan las dos mangas.

6. Se corta un forro de las mismas medidas. 
Según su grosor, se puede también entretelar.

7. Se dibujan unas pinzas en la base para darle más amplitud al talego.





Ahora es el momento de incorporar, según nuestro gusto y destreza, distintos bolsillos en la parte exterior o en el forro interior.


8. Yo he puesto en la parte delantera un bolsillo interior con cremallera.


9. En la misma cara le he puesto un bolsillo trapezoidal, pero sólo abierto por un lado.


10. Convenientemente forrado.

11. En el reverso lleva un bolsillo de parche. He utilizado
 el mismo que tenía la camisa, aunque le he puesto forro.

12. Al forro interior le he incorporado un sencillo bolsillo de parche.

13. Se cosen las pinzas y todo alrededor dejando en ambos extremos 1,5 cm. sin coser para introducir cómodamente el puño.
Por un lado se cose la tela 
principal y por otro el forro. Se sobrehílan las costuras.


14. Se introduce la pieza principal dentro del forro, tocándose el revés de ambos tejidos. Se pespuntea en la parte superior para fijar bien ambas telas.

15. Abrimos ambos lados del puño insertando a modo de sandwich la parte frontal del bolso. Se cose.













16. Igual con el segundo puño, en el que insertamos la parte trasera del bolso.




¡¡Ya lo tenemos!!

A partir de aquí podemos ponerle una tira para llevarlo en bandolera. O ponerle dos para darle el uso de mochila.

El puño puede quedar levantado.


O doblado a modo de sobre para que quede más cerradito.

O añadirle un mosquetón a modo de cierre.


 ¡¡Al gusto de cada cual¡¡.
Menudo partido hemos sacado a las mangas...


Y ahora, vámonos a RUMS España #43, a ver qué encontramos