27 ene. 2014

Tutorial falda de niña a capa y con canesú. Fácil de hacer

El verano pasado le hice esta falda a mi nieta mayor. Al parecer es una de su favoritas: los colores, la comodidad para vestirse ella misma y, sobre todo su vueeeeeeeeeelo.


Es fácil de ejecutar y queda sumamente graciosa: ideal para mamás con poco tiempo, incluso si se estén iniciando en la costura. Incluyo el patrón para una niña de 5 años aproximadamente, y se puede empezar y terminar a lo largo de una tarde, lo aseguro.

Se trata de una falda en capa, pero con canesú forrado, lo que la deja muy bien rematada por dentro, sin dejar de ser sencilla. Personalmente, este modelo me gusta más que la falda fruncida o en capa desde la cintura: creo que se adapta mejor para llevar cualquier camiseta, jersey, o chaqueta por fuera, ya que el frunce empieza a la altura de la cadera.




El modelo permite su realización tanto en un algodón ligero, para el verano, como en un tejido medio que pueda servir para el invierno. La cuestión estriba en el vuelo que se le dé a la capa: 180º, 360º. Normalmente un algodón veraniego soporta más vuelo que un tejido con cuerpo. Pero en cualquier caso, al gusto de cada cual.


Consta de dos piezas:  Canesú y Falda.

Patrón de la capa:



1. En un papel de patrones se marca desde una esquina 10 cm. a ambos lados

2. Con un compás, o cualquier otro medio auxiliar, marcamos la curva que une ambos puntos

3. Tenemos la Línea 1, que en el dibujo va en rojo, y que nos servirá como primera referencia

4. En la parte superior, a partir de la línea 1, marcamos un punto a 8 cm.

5. Desde el nicio de la línea 1, trazamos la Línea 2: en el dibujo va en azul, y será nuestra segunda referencia

6. y 7. Siguiendo desde la línea 2, vamos a ir marcando a 19 cm. todo alrededor. Será nuestra Línea 3

8. Ya tenemos el trazado a 90º. Si lo cortamos doblado tendremos una capa de 180º y si cortamos dos piezas idénticas, tendremos una capa de 360º, que será la nuestra.

9. Cortamos desde la línea 2: azul. La parte de la esquina que son las líneas de referencia no nos sirven.


Patrón del canesú:



1. Ya hemos recortado el patrón de la falda y desechado la parte de la esquina.

2. Trazamos un rectángulo de 18 x 14 cm. Ese será el patrón del canesú.

3. Hay que marcar la zona central, donde irá el doblez en ambos patrones

Corte de la tela:
        


1. Con la tela al hilo, y doblada cortamos la pieza de la falda 2 veces

2. También con la tela al hilo, doblada, cortamos la pieza del canesú 4 veces. En nuestro caso hemos puesto el canesú interior en tela distinta (la de puntitos) para que se aprecie mejor la ejecución. Así pues, serán 2 veces tela principal, 2 veces tela forro. Nos deben de quedar las piezas que aparecen en el mosaico.
  
3. Es interesante marcar los centros con un piquete en la parte superior e inferior, nos servirá de guía.


A coser:





1. y 2.  Se unen lateralmente, las dos piezas exteriores del canesú y, por otra parte, las dos piezas interiores.

3. Con la plancha se marcan los extremos de ambas 1 cm. hacia adentro (nos servirá de marca)

4. Se cogen los canesúes exterior e interior, y con los derechos tocándose y enfrentando las costuras laterales y los centros, se pasa un pespunte en el extremo superior (si no no hay dibujo, da igual  que sea un extremo u otro)

5. Así queda una vez unido el canesú exterior e interior. La parte unida será la cintura.

6. Se unen lateralmente las dos partes de la capa.

7. Se pasan dos lineas de bastilla (puntada floja y larga) que sean paralelas a 1,5 cm. de distancia, que nos servirá para fruncir. (Yo suelo hacerlas en dos, una para el delantero y otra para la espalda: es más fácil hacer el frunce en cada una de las dos partes que tener que pasar el frunce todo alrededor de la falda.

8. IMPORTANTE: Recordar siempre planchar las costuras que vayan abiertas.

Unir el canesú con la capa:



1. Se frunce la capa hasta que tenga las mismas dimensiones que el canesú. Con los derechos tocándose y encarando los centros y las costuras laterales, se fija con alfileres y se cose la falda y la tela exterior del canesú (en nuestro caso, la rosa).

2. Se dan unos piquetes todo alrededor de la costura para que no tire (en este caso no se abren las costuras, ya que irán las dos telas juntas).

3. Se vuelve, y se plancha. A continuación se fija con alfileres y se hacen tres pespuntes:

4. El primero, al borde de la cintura; el segundo 3,5 cm. más abajo, o un ancho suficiente según la goma que vayamos a introducir; el tercero fijará la unión del canesú con la capa (Este último podría requerir un hilvanado previo para asegurarnos de que queda mejor

Remate interior


1. Así es como quedará el revés una vez pasado el pespunte que fija ambas telas.

2. Si se quiere mejorar para que quede totalmente rematado, se puede hacer otro pespunte al canto, pero yo suelo hacerlo a mano, ya que me resulta más fácil que conseguir dos pespuntes absolutamente paralelos.



1.  En uno de los laterales del canesú descosemos unas puntadas para meter la goma. Yo suelo utilizar goma con ojales, para poder ir adecuándola fácilmente a la cintura de la niña.

2. Con la ayuda de un imperdible, se introduce la goma, cuyo largo deberá de ser cuatro cm. más que la cintura de la niña.

3.  En uno de los extremos se cose un botón sobre la goma a la costura.

4. Se abrocha el botón y se introduce el otro extremo.

Sólo queda sobrehilar las costuras laterales y hacer el dobladillo de la falda. A mí me resulta más sencillo hacerlo con remalladora. Pero si no se dispone de ella, se puede utilizar cualquier puntada de la máquina de coser que sirva para remates, incluso ponerle piconela o cualquier entredós todo alrededor (dependerá de si la falda es más o menos informal)

Y éste es el resultado por el revés y por el derecho:




Todas las telas son de algodón 100%. La tela principal, de las maripositas es de Dapper Collection (Dekkers Stoffen), aunque forma parte de mi último alijo comprado en Le Marché Saint-Pierre, de París. 

La falda junto con este bolsito ya tiene destinataria y saldrán pronto en el correo. Ella aún no lo sabe, así es que espero que le guste.



23 ene. 2014

Llegó el "Viator": RUMS España, semana # 4

Como os decía en mi entrada anterior, estoy intentando perderle el miedo a los bolsos. Después de los dos pequeñitos para las peques de la familia, decidí que había llegado el momento del Viator.

Las cosas se me ponían de cara: conseguí  abrir el archivo del patrón y tutorial que no había logrado descargar antes; rebusqué entre mis telas y encontré una perfecta que había comprado unos tres años atrás porque me gustó su textura, su cuerpo y su estampado: un texto en latín macarrónico de tonos crudos y marrones, aunque desde entonces no había encontrado un destino para ella. Ahora le había llegado su turno; para la base utilicé pana con una entretela de las más fuertes que he encontrado para que conservara la forma.






















Así pues, no había excusa. Me lancé hacia el Viator con la misma emergencia que me lanzaba de pequeña a los botes de leche condensada durante la siesta, aprovechando que todos dormían: no había tiempo que perder.


Debo decir que el tutorial está tan clarito que no necesité echar mano del patrón para nada. Seguí punto por punto el tutorial, e incluso –cosa poco frecuente en mí- lo leí previamente. Así pude ver algunos “truquis” que nos daba Charo al final, y que me facilitaron las cosas. ¡Ojo, aviso para navegantes rapidillos, como yo…: leedlo entero antes de empezar¡



Dejo para la próxima versión –porque habrá más, ¡lo juro!- el bolsillo interior o exterior con cremallera y vivo, pero en éste preferí hacer un tanteo primero. Le he puesto un bolsillo interno sin cremallera, dividido en dos: una parte para el móvil, y otra para el llavero, barra de labios y tarjeta identificativa que necesito para el trabajo. Son esas cuatro cosas, que siempre se me pierden en el cul-de-sac de los bolsos grandes, y que me fastidia sobremanera andar buscando continuamente; ahora las tengo bien localizaditas y guardaditas.


En vez de cintas para mochila, utilicé gosgrain (más que nada porque lo cosí en domingo y no tuve paciencia para esperar a comprarla el lunes); la cinta de colgar la puse doble con fliselina;  no será un bolso que utilice para la compra, o sea que no necesita una resistencia excesiva. Y luego, a todas las cintas les puse un refuerzo de la misma tela del bolso, ya en plan decorativo. Y bueno…, estoy superencantada¡¡. 


Y con el mismo bolso, ya colgadito en bandolera, me fui a Julián López aprovechando las rebajas del 60 Aniversario a comprar nuevas lonetas para hacer más… “Por su Viátor las conoceréis…”


¡Gracias, Charo!


NOTA: El supuesto adorno de las dos telas superpuesrtas, trata de cubrir un arrebato de intimidad entre la plancha y el tejido  (dicho así me da menos vergüenza confesarlo...).


Si quieres ver otras propuestas para RUMS ESPAÑA semana # 4 entra en:
http://rumsespana.blogspot.com.es/



19 ene. 2014

Por fin... ¡Bolsos!

Cada vez que veo alguna entrada relativa a bolsos, bolsitos, bolsazos, mochilas, estuches… me invade la melancolía  -y hasta la envidia malsana-.

¡Cómo me gustan!. Esa capacidad para transformar un tejido bidimensional en tridimensional es algo que me puede. Ya se que eso mismo es lo que hacemos con un vestido, pero se ve que a eso estoy más acostumbrada desde siempre.


Sin embargo un buen bolso, con sus bolsillos interiores para el móvil, para las llaves, con sus cremalleras, sus extremos exteriores bien rematados, sus asas… siempre me parecía obra de auténticos artistas y, desde luego, lejos de mis manos.



Pero a fuerza de ir viendo las cosas variopintas que tantas blogueras  han ido haciendo (Mi rincón de mariposas, Naii, Pandielleando, Nora, Maider y bueno, qué decir de los prototipos de Pilicose, una auténtica mina en bolsos). Y, sobre todo, después de la avalancha de nuestra querida Charo con su exitoso bolso Viator, me he lanzado el reto a mi misma de empezar con los bolsos, aunque de forma escalonada, claro.


Quise empezar por algo sencillito para mis nietas. Nora me envió algunos tutoriales muy interesantes y elegí uno muy vistoso y aparentemente sencillo de Zaaberry. En una tarde de sábado me hice uno para cada una.


Pero después de hechos me di cuenta de que el bolso no tenía cierre de ningún tipo, o sea, que las pinturas,lápices o secretillos que guardaran en ellos corrían el riesgo de caerse con suma facilidad. Así que decidí incorporarles un velcro de ciere, un bolsillo interior que también cierre con velcro, un bolsillo exterior, incluso un pequeña bolsita aparte que cierra entera y podrán guardar dentro del bolso. En fin, quedaron un poco más completos y entonces me animé yo sola al Viator.

Queda para la próxima. Por el momento os enseño la tela...




16 ene. 2014

RUMS ESPAÑA, semana #3: Una capa de entretiempo

Me apunto a RUMS…, aunque sólo será de vez en cuando: tengo que coser “para tres generaciones”..., dicho así asusta, ¡eh!.

Pondré esta capa que me hice a principios de diciembre y que, claro está, no es para poner en los plenos frios de enero (salvo para las fotos ilustrativas).


El modelo es, cómo no, de Oliver +S y me gustó mucho por su simplicidad –quizá demasiada- y porque este tipo de prendas resultan muy ponibles en esta zona mediterránea. Ello además de que me parece sumamente cómoda y se sale de los chaquetones-chaquetas, que ya tengo unos cuantos.

                 

Existe patrón tanto para adulta como para niña y, aunque necesita forro, su costura es bastante cómoda: coser al canto y vuelta¡. La inglesita acaba de enseñarnos la versión infantil.

Un modelo muy similar –y para mi gusto más rematado- lo mostraba también Sara Rodríguez hace unos días. Las vistas y  el cuello le añaden cierta gracia. De haberlo visto antes quizá le hubiera incorporado estos detalles, aunque el estampado de mi tela tampoco necesita mucho.

Me gusta el resultado. El forro que le he puesto es de lo más vistoso -aunque en la foto no se aprecie demasiado-, es un tono irisado que va desde el marrón al naranja, y de un tacto suave y precioso. Cuando te lo quitas y te da el sol, parece que la prenda tuviera vida propia...







13 ene. 2014

"Cami dress" en versión Otoño-invierno

Esta entrada se la debo a Pauline desde hace un par de meses. Se trata de su Camí dress: un airoso vestido del cual vimos preciosos ejemplares veraniegos. Entre otras blogueras, Isa, Maider, Mari Cruz, Sonia o Alicia nos enseñaron sus modelos: mismo patrón y distintos resultados según tejidos y gustos de cada una.






















Por mi parte decidí hacerle una versión a mi hija, pero pensando ya en el tiempo fresco, con un tejido de mucha caída y en vez de fruncido -que podría parecer algo menos apropiado para el invierno y, sobre todo, que a ella le gustan poco los frunces-, pensé en una falda de capa. Lo comenté con Pauline y, como siempre, amabilísima, en su Sew along contempló esta posibilidad, incluyendo un esquema de este tipo de falda.


Finalmente elegimos un tejido de crepe de lana en color azul oscuro. Hice algunas modificaciones ya que el tejido parecía pedir algo más de entalle que el original; y con falda de media capa, de manera que no tuviera un vuelo excesivo.

Para romper un poco la monotonía del color liso, le puse las vueltas de los puños, la tira interior del cuello y una presillita del bolsillo en una tela de "toile de jouy".


Vuelta del puño















La elaboración fue sencilla con la ayuda del Cose Conmigo que facilitó cada uno de los pasos. Yo nunca había hecho un cuello camisero con tira, y me salió a la primera gracias a las minuciosas explicaciones de Pauline.


El resultado me gustó. Ahora sólo quedaba enviarlo a su propietaria a ver si había quedado bien resuelto teniendo en cuenta que no hubo prueba alguna. Estaba ansiosa por ver una foto de urgencia.


A Lara le gustó mucho. Todo quedó todo bien acoplado a excepción de las pinzas que van de la cintura al pecho, que habían quedado demasiado altas. Aunque ello no ha sido obstáculo para que estrenara su vestido, era un ajuste pendiente de realizar en las vacaciones de Navidad cuando vinieran a casa.

Os gusta el resultado?.













9 ene. 2014

Palabras con imagen: "Fil per randa"

De las fotos que ha hecho Lara (Hormiga Verde) para esta ocasión, nos ha sido imposible elegir una, haciendo un gran esfuerzo selectivo hemos llegado a las tres que os ofrecemos. La condición es que nos ayudéis diciéndonos cuál de ellas os gusta más: ésa quedará como definitiva el próximo jueves. (Pero para decidiros, mejor que leáis antes el texto completo)

Opción 1

Opción 2

Opción 3


Contar quelcom fil per randa, detalladament, p. ex.: M'ho va contar tot fil per randa (amb tots els detalls); Li ho va contar tot fil per randa, sense oblidar res

- - - - - - - - - - 

Este dicho -del que personalmente no tenía noticia- nos lo propuso hace ya algunas semanas Mari Cruz (Dedal, aguja e hilo), y nos lo explicaba tal y como se indica más arriba. También me fue sugerido por Regina Soriano, querida amiga y seguidora de esta sección. Parece que se utiliza tanto en Cataluña como en zona valenciana y, a lo que se ve, con bastante cotidianeidad.

Me resulta difícil encontrar una traducción que tenga sentido en castellano: “randa” significa extremo de algo: el extremo del palo de un un barco de vela, por ejemplo; el borde de un tejido, o sea el orillo y, por extensión, cualquier puntilla o encaje que pudiera servir de remate. Así es como he intentado hilar el dicho en su sentido literal al sentido figurado que se le otorga en el lenguaje coloquial.

En castellano podría ser equivalente a decir o contar algo de pé a pá, o con sus puntos y sus comas, o sea, pormenorizadamente. También, decir algo c por b, esto es, con todas las letras. Yo diría que estas expresiones suelen emplearse con un cierto tono de exigencia o recriminación: te voy a decir c por b todo lo que me has hecho o me vas a contar de pé a pá todo lo que ha pasado.

Parece dar énfasis al detalle de los hechos –sean o no de gran trascendencia- sobre la síntesis. No se busca sólo el resumen, el titular, las líneas generales, no: se quiere conocer cada uno de los pasos, cada una de las cuestiones, se quiere recomponer la situación completa.

En cuanto a la foto, queríamos que el encaje, la puntilla, estuviera a la altura del dicho, que realmente dibujara un orillo o "fil per randa" interesante. Para ello estábamos esperando que Lara viniera a casa: la puntilla que véis tiene más de cien años de antiguedad. Formó parte del ajuar de boda de Teófila, la abuela paterna de mi marido, que hace unos años llegó a mis manos y la conservo con esmero.


Es la puntilla de un almohadón que hacía parte de un juego de cama en el que aparecía bordado su nombre. Tanto el bordado como la puntilla fueron hechas por ella en su plena juventud -como se hacían entonces los ajuares-. De hecho, aún no debía de conocer a quién luego sería su esposo, ya que no aparecen las iniciales de él.

La puntilla está hecha a ganchillo, pero con hilo fino de bobina: cada uno de los círculitos tiene el tamaño de una lenteja tirando a pequeña..., lo que os puede dar idea de lo delicado y minucioso de la labor. Y la vainica mucho más refinada que las que yo había visto hasta entonces.


Gracias Mari Cruz y Regina por permitirnos a Lara y a mí hacer este pequeño homenaje a esta mujer "de una pieza"; esta castellana-vieja que puede representar esa casta de mujeres cuya hidalguía nunca fue obstáculo para lograr unos estudios universitarios o para derrochar fortaleza y dignidad ante los avatares que les presentó la vida.

Teófila Blázquez Llorente (1892-1968)






1 ene. 2014

Palabras con imagen: "Empieza a tejer y Dios te dará hilo"





- - - - - - - - - -


He descubierto este dicho recientemente y de forma totalmente casual, creo que es de origen alemán, muy en el sentido de algunos nuestros como:  El salero se demuestra andando o Se hace camino al andar o, de forma más contundente, A Dios rogando y con el mazo dando.

Pero en esta versión “costuril” me parece precioso y tremendamente inspirador: por la fuerza y tenacidad que representa y porque invita a la proactividad sin esperar a que la providencia nos prepare el camino. Se da valor al hecho de que la única manera de arrancar parte de la propia acción, es decir, de uno mismo.

Y con este proverbio como brindis por todos vosotros, Lara y yo - esta vez juntas en la imagen- deseamos que podáis tejer vuestros Proyectos, Felicidad, Paz, Amor,… y que, además, podáis compartirlo con vuestros seres más queridos.


¡¡ Bienvenido 2014 !!