6 feb. 2015

500 días de "Sentarse a Coser"



A mediados de febrero Sentarse a Coser alcanzará  500 días de vida. 
¡Cuántas cosas en poco más de un año!:


  • 100 entradas
  • Unas 70 prendas mostradas (algunas más cosidas esperando turno para ser “posteadas”, ...o no)
  • 126.000 visitas
  • 2.440 seguidores en Facebook

Hoy, todo esto me parece casi increíble...

En este tiempo he conocido a muchas personas, que además de ingeniosas y creativas, derrochan generosidad. Con algunas puedo decir que me une cierta amistad a pesar de no conocernos personalmente. Y he aprendido tanto de vosotras... ufff, si supiérais¡

                           
Me gusta pensar el blog como un escaparate al que a veces se asoman con cierta curiosidad algunas personas que pasean por delante. Y, evidentemente, hay que cuidar lo que se expone. Así que mi costura le ha plantado cara a mi natural tendencia a la rapidez (como ya sabe Nora), y poco a poco, gracias a las buenas técnicas que he ido aprendiendo de otras blogueras, he empezado a cuidar un poco más los detalles, incorporando nuevas técnicas o mejorando los remates, aún sabiendo que queda mucho por aprender… 


Mi mal llamado “aprovechamiento del tiempo” ha alcanzado en este año cotas poco recomendables: durante mi supuesto tiempo libre cuando no tenía entre manos la máquina de coser o la plancha, me perdía en la maraña de rayas de un patrón, editaba fotos en el ordenador o preparaba una entrada en el portátil o, ya en las últimas horas del día -o las primeras del día siguiente-, tumbada en mi sillón manoseaba la pantalla del Ipad visitando otros blogs, o siguiendóos por Fb.


Mi casa también ha vivido cierta reestructuración: donde antes había un despacho, ahora se intentan acoplar como buenamente pueden archivadores con patrones, telas, cajas de cintas, gomas, botones y otro utillaje variado, todo ello en un “relativo” orden -o desorden, según se mire-. Mi terraza se ha visto “conquistada” por nuevos aparatos: la máquina de coser fue echando a un lado algunas plantas que la overlock ha terminado de arrinconar.


Y si mi salón pudiera hablar…, seguramente protestaría por la transformación continua a que se ve sometido: igual se monta una cena con amigos que, aprovechando la amplitud de la mesa, lo convierto en área de corte: papel manila, tijeras, marcadores, telas, alfileres..., todo en un cierto "desparrame" que se puede extender también a las sillas colindantes. Y cómo no hablar de la nueva inquilina de la casa: mi querid maniquí que, a falta de nombre propio, mi marido llama “esta señora”.


En fin, en el aspecto bloguero-costuril han sido 500 días verdaderamente intensos.


Pero esta aventura no hubiera sido posible sin Lara (mi “Hormiga Verde”). Ella fue quien me animó a crear el Blog y me condujo hacia algo llamado Blogger, quien se ocupó de la parte artística del diseño y quien me liberó de mis muchos miramientos a la hora de pulsar la tecla de “publicar” en las primeras entradas que escribí. Y ella es también la mano responsable de algunas imágenes del blog –de las mejores imágenes del blog-. Todo ello a cientos, incluso miles, de kilómetros de distancia, para que luego digan...


Aunque en realidad, qué sentido tendría este blog sin vosotros, bien seáis amigos, seguidores, o simplemente lectores ocasionales?. Vosotros que pasáis por delante y dedicáis unos minutos de vuestro escaso y valioso tiempo a mirar o leer mis entradas.

Gracias por formar parte de “mi tiempo y mi espacio”, aunque sea de forma virtual.


- - - - - - - - - - - 

Lara y yo hemos pensado en algo para celebrar estos 500 días de Sentarse a Coser con todos vosotros, así que en breve os daremos más noticias.

                                                                         ¡Mil besos!