9 mar. 2015

PALABRAS CON IMAGEN: "Tela marinera"

Imagen: Lara (Hormiga Verde)


Se dice de aquel asunto sobre el que hay 
materia abundante que tratar.
- - - - - - -


Cuando  las costureras hablamos de “tela” está claro a qué hacemos referencia: a esos alijos de tejido que atesoramos y que poco a poco van llenando todos los rincones vacíos que encuentran en nuestra casa. Pero llevado al lenguaje corriente, muchos son los proverbios o dichos que utilizan la “tela” para significar importancia en cuanto a cantidad o calidad de algo.


Si decimos que algo es tela marinera, seguramente queremos destacar la dificultad para abordar el asunto, o su desmesurada cantidad en cuanto a tamaño o abundancia… Y si se refiere a una persona: “Fulanita es tela marinera”, enseguida pensamos que es persona excesivamente complicada, o de mucho carácter, o puede que bellísima. Es decir, mucho de lo que sea...

Pero si en este asunto hay mucha tela que cortar, ya nos alertamos ante lo complejo o espinoso del caso: seguro que nos vamos a encontrar sorpresas.


En ocasiones, incluso redoblamos la palabra aportándole todavía un énfasis mayor: esto tiene tela…, tela…, y  solemos acompañarnos de un leve gesto de sacudida con la mano, que presagia el embrollo o tormenta que prevemos se va a presentar.

O, ¡vaya tela!, interjección empleada para mostrar asombro, extrañeza o sorpresa que podría ser equivalente a expresiones como ¡caramba! o ¡caray!, pero generalmente con un tinte de cierta preocupación o disgusto ante lo que acabamos de ver u oir.

Y de dónde sale tanta “tela”?.

Por lo que tengo leído, y desde luego sin ningún rigor histórico, parece que se trata de una expresión antigua que nada tiene que ver con la costura, sino que hace referencia a la tela empleada en el velamen de los barcos, a la abundante cantidad de trapo utilizada en los mismos.


Y no pienso seguir… ..porque no se dónde terminaríamos si seguimos hablando de telas..., Además, ya está bien de escribir, ahora tengo que ponerme a coser... ya sabéis, a todo trapo...


- - - - - -

NOTA: Gracias de nuevo a Alicia Lamelas, del blog: Una modistilla de pacotilla por sus propuestas refraneras, entre las que se incluye ésta.