29 dic. 2016

Costura compartida de "La Maison Victor". RUMS España #52/16

Para terminar este 2016 nada mejor que una costura compartida: El vestido Robe Lora, de "La Maison Victor", Sep-Oct 2015.


Mi "partenaire" es Carmen Sánchez Carreño, @carmenscarreno, instagramer sobradamente conocida por sus estupendas costuras y su preciosa gata a la que sólo le falta hablar...

Un día descubrimos que nuestras medidas eran muy parecidas y nuestros gustos en el vestir también. Nos une el mismo mar, la misma luz mediterránea; y por lo que yo se, nos diferencia su gusto por lo felino -lo siento, Gladys- y nuestra paleta de colores: ella es de tonos oscuros, parece gustarle especialmente el negro, aunque últimamente ha ido añadiendo otros nuevos; yo de ocres esforzándome hacia los rojos. Pero en ambos casos somos de una sobriedad garantizada. 👩













Total, que decidimos que teníamos que coser juntas un mismo patrón, -juntas pero separadas, claro-. Y elegimos éste, que nos pareció muy cercano a nuestra forma de vestir.

Por mi parte tengo que decir que aunque he comprado cuatro o cinco revistas de "La Maison Victor", éste es el primer patrón que coso de ella; entre los números que tengo no me ha resultado fácil encontrar prendas para mí, así que ésta me pareció una buena opción para probar y tantear la calidad del patrón, el tallaje, etc.


Opté por este tejido que compré, en su momento sin destino concreto, en Trae Tela, pero que creo que se ajusta mucho a este proyecto. Es un punto un poco acolchado y, por tanto, con bastante cuerpo, así que resulta muy estable para coser. Tiene bastante elasticidad y un tacto sedoso muy agradable.




Mi compañera ha utilizado un tejido de neopreno en color morado, también con cierta elasticidad y que cose fenomenal. Como ya sabemos, una de las características de esta tela es que no plancha fácilmente, lo que no se muy bien si se puede considerar una pega o una ventaja, porque la cuestión es que te lo puedes poner sin siquiera haber enchufado la plancha y te queda "claváo"👩.





Ambas coincidimos en que es un vestido muy cómodo y rápido de coser. Cortado en el talle, lleva dos pinzas longitudinales. La falda es recta, con bolsillos y dos pequeños pliegues a cada lado que le aportan cierta amplitud y comodidad para quienes somos generosas en la zona de cadera. El escote rematado con una vista, manga francesa y abierto en la espalda mediante cremallera invisible.


En nuestros casos hemos tenido que hacer las modificaciones reglamentarias para adecuar a la diferencia de talla en la parte superior e inferior. Carmen también ha alargado un poco las mangas, pero eso es todo. Ninguna de las dos hemos tenido siquiera necesidad de poner cremallera, ya que el cuerpo no es demasiado entallado y los tejidos tenían elasticidad suficiente, o sea, que más fácil todavía a la hora de enfrentar  las costuras.

Y ésta ha sido nuestra experiencia en la costura de este vestido que nos vamos a poner mucho y muy agusto, seguro!. Muchas gracias querida @carmenscarreno por compartir patrón, ha sido un gusto coser contigo.😘

Y de paso que enlazamos a RUMS España, aquí las dos Cármenes aprovechamos para desearos todo lo mejor para el próximo año, que cosamos mucho, con alegría y en la mejor compañía -aunque sea virtual-.


Mil besos