5 oct. 2016

Cosas de perros y gatos: Chaquetas para el Otoño

El casado de telas es uno de mis caballos de batalla. Me muero de envidia cuando veo esos cuadros o rayas tan perfectamente encontrados… Así es que de vez en cuando hago una pirueta y me pongo a ello.




Para la mayor:

En esta ocasión quería casar  en “V” esta tela de sudadera de La Pantigana, y una vez hecho el trabajo de forma más o menos satisfactoria, ahí quedo en forma de “UFO” hasta mejor ocasión. Y la ocasión llegó: chaquetas para las peques, ahora que entra el otoño.

Mangas, cuello y puños "de aprovechamiento"

El patrón casero, totalmente sencillo.



Puños divertidos, de punto Lillestoff




El forro, de polar, va como pieza separada, unida a la chaqueta en varios puntos.

Todo él está ribeteado con un biés a contraste.

Las mangas no van forradas.






Y para la pequeña:

Aquí no me compliqué tanto la vida casando rayas, me acomodé a la tela que tenía y las puse en vertical u horizontal según me convino más.


Mangas, cuello y puños también de
aprovechamiento retalero



En este caso el forro es de punto de rizo.  La construcción es igual a la anterior pero, eso sí, personalizada, a gusto de la clienta.



Y lo más importante para las peques… ¡bolsillos con mascota incluida!.



O sea, perro y gato de origami, siguiendo algunos de los múltiples patrones que se encuentran en la Red.

Son sencillos de componer, y del mismo modo que se hacen con papel, se pueden hacer en tela.

Los ojos y boca están hechos con puntadas a mano, aunque para darle mayor realismo les sobrepuse ojos en 3D cosidos con un punto, que no tendrán una gran duración, pero a primera vista impactan…