9 feb. 2017

Chaqueta "Simplicity 1281". RUMS España #6/17

El coser para uno mismo tiene, entre sus muchas ventajas evidentes, el que te puedes dar algunos caprichos: una tela que te encanta, un patrón que también aunque no sea especialmente práctico, experimentar con colores o tejidos con los que hasta ahora no te atrevías, hacer modificaciones extravagantes que igual no te comprarías en una tienda..., en fin ¡qué os voy a contar!


Este es uno de esos patrones cuya estructura me gusta mucho (Simplicity 1281), cosido en una tela adquirida en un comercio local (algún día hablaré de esta tienda y de mis ya amigas Mary Carmen y Salva). Su precioso color me enganchó nada mas verla, y que a pesar de llevar borreguito por dentro no resulta demasiado caliente. Hasta aquí, todo bien.


Práctico? Pues no estoy muy segura, porque qué narices hace una chaqueta con su borreguito, con su cálido y confortable cuello, pero sin mangas...? Como esos suéters de cuello vuelto y sin mangas que estos años atrás nos ofrecía la moda: Incongruencias de diseño?, incongruencias personales?


En fin, eso, que me he dado el capricho. Y como la cosa me apure mucho, me hago unos manguitos tipo señora del s. XIX, como alguna bloguera me sugirió en Instagram.


Bueno hablando del patrón: viene en dos largos, también en modo capa con cinturón y "capelet", o sea cuatro patrones. Fácil de coser: bastante.

Modificaciones: le recorté la amplia solapa, le quité los bolsillos y le añadí un cuello generoso porque me parece que además de ser más agradable, se acopla bien con cualquier cuello o escote que te pongas debajo.



Remate: Después de darle muchas vueltas y sopesar si lo dejaba cortado al canto con un simple pespunte o puntada decorativa -muy sencillo y muy recurrente-, me dio un poco de palo y di ochocientas vueltas hasta encontrar una cinta tejida que pudiera irle bien. Finalmente, encontré ésta, de aspecto lanoso, de 3,5 cm. de ancha y de un color que le va al pelo. Creo que el resultado me gusta mucho más.




Elementos de cierre: Aunque el patrón no los lleva, decidí ponerle estos cuernos del mismo color que el tejido: ¡estupendo!, pero la verdad es que coserlos fue un auténtico dolor de cabeza: son de un material más tirando a plástico que a polipiel, y claro como no cosas los triangulitos de sujeción perfectos a la primera, ya no haces carrera de ellos: te quedan unos agujeros horribles imposibles de disimular.


Me estrujé la sesera y probé no se cuantas cosas, pero al final la propia cinta que remata los bordes, puesta doble y bien entretelada, con una puntada decorativa que le daba consistencia, me salvó la situación, quedando perfectamente integrados. (Cómo te entendí María de @a_ratitos_ perdidos).

Una cosa que me ha sorprendido mucho es lo bien que cose la tela. Utilicé un prensatelas de teflón y me fue estupendo incluso sobre el borreguito.


Nada más que decir, que me lo he puesto con mi vestido de punto combinado, comentado aquí, y con pantalones vaqueros.



Y de aquí directos a RUMS España a ver qué se cuece.