8 ago. 2017

Lilly of the Valley - Vestido Revista Ottobre Design

Pese a que llevo no se cuánto sin publicar, a que las pequeñas han "tomado" literalmente la casa y a que estos calores son poco propicios para tener telas encima, la puritita verdad es que prácticamente no he dejado de coser, a un ritmo muy desigual dependiendo de las circunstancias desde luego, pero puedo asegurar que mi máquina ha tenido pocas vacaciones.


La mayor parte de mis costuras han sido infantiles,  más concretamente de la Revista Ottobre 1/2017 y 3/2017, como habréis visto quienes me seguís en Instagram. Les he sacado el jugo a base de bien, bueno aún pienso exprimirlas más. 

El modelo que os enseño hoy, es el Lilly of the Valley, (3/2017). Es un modelo que me encantó nada más verlo pero que, frente a otros de la misma revista, éste no es de los más publicados, al menos no he visto muchos en el Blog Fans de Ottobre design.


Es un vestido sencillo, que sienta estupendamente, y que admite algunas variaciones que todavía lo simplifican más.


Así lo hice yo, por adaptarme al estampado del tejido. Me refiero concretamente al delantero: el corte transversal lo hice de lado a lado del vestido. También eliminé la tapeta vertical.


El vestido no necesitaba florituras porque la preciosa tela ya lo decía todo:  se llama "Blumenwald", y es un punto de algodón orgánico de Lillestoff, comprado en Telaria. Cada panel, de 55 cm. de largo, tiene estampadas dos muñecas. Y resulta combinable con otra tela toda ella del mismo estampado floral.

La tela es tan bonita como se ve, y tiene un cuerpo y un tacto...


Como tenía que hacer un vestido para cada niña, repartí el panel, que quedó en la parte inferior de los delanteros (una muñeca para cada una), y con la tela floral a juego hice el resto. Esa es la explicación del corte transversal de uno a otro lado del vestido: el largo del panel no me daba para todo el largo del vestido.




Ningún problema para meter la cabeza, por lo que la tapeta no resultaba imprescindible.


Eso sí, a ambos les incorporé un bolsillo, es que si no me ponen caritas...



Para remate del cuello y las sisas utilicé un punto reciclado que tenía por casa, y que le iba al pelo.




Y éste es el resultado¡