8 nov. 2017

Chaqueta kimono Vogue 1493

                      

Qué hay en mi armario?

Por curiosidad abro mi armario y lo recorro rápidamente: rayas sólo una prenda -y qué casualidad son rayas muy similares a éstas en cuanto a textura y colores-. Cuadros: ni una sóla. Lisos: únicamente tres -y aún así suelen tener algún detalle como puños o cuello a contraste-. 

Queda claro que salvo las partes inferiores -pantalones o faldas-, prácticamente la totalidad de mi armario son estampados.

Y no sólo entre la ropa que yo me he cosido, que tendría una explicación práctica por la dificultad añadida que supone casar rayas o cuadros, sino que ocurre exactamente igual entre la ropa comprada que aún conservo. Me paro a pensar por qué y realmente no encuentro una razón de suficiente peso.  ¿A alguien más le pasa?


Por fin compro rayas

En este caso, ni siquiera fue una compra deliberada: aprovechando las rebajas, se me tiró a las manos este retal de 2,5 m. de tela de lino con mezcla de rayón, por un montante total de 6 euros, señores!. Su precio original ni qué decir tiene que era ostensiblemente más elevado.

Así es que cargué con él por su caída y su agradable tacto, suponiendo que en el futuro se convertiría en una chaqueta de entretiempo. 

                         

Aprovechando también esos días en que Vogue baja sus precios, me decidí por este patrón que siempre me gustó. Y ambos, tela y patrón, quedaron unidos en mi cabeza.


Aunque el modelo original es de lo más vistoso y elegante, yo pretendía una chaqueta para poder llevar con vaqueros de manera informal, así que la tira delantera, la parte inferior de las mangas y los bieses de las costuras interiores las puse en tela vaquera muy muy finita.


Acerca del patrón y sus modificaciones

Vogue 1493, de Koos van den Akker. Según dicen las indicaciones, se trata de una chaqueta tipo kimono, muy suelta. Corte princesa. Mangas pegadas bastante anchas, ligeramente caídas y rematadas con una pieza doble en forma de tulipán, que es lo que verdaderamente le da el punto original.

                   

                                   

Lleva aberturas en las sendas costuras laterales. Bolsillos incorporados también en dichas costuras. Y, una cosa importante, no lleva forro.

En mi caso he respetado totalmente el patrón, pero he eliminando prácticamente todo elemento ornamental.



😳   Tallaje: Es tan, tan amplio el modelo que como compré las tallas L-XL y XXL  -la mía viene a ser la "L" equivalente a la 16-18- tuve que escalar hacia abajo dos tallas, porque una vez dibujado me asusté de las medidas resultantes. Tengo mis dudas para el caso de un tejido fino, pero desde luego no para el que yo he utilizado. El resultado final creo que es el adecuado, por lo menos para mi gusto.




😩  Bolsillos: Como digo, al tratarse de un tejido más recio que el propuesto, tener los bolsillos mareando dentro de los delanteros no me seducía mucho, creo que abultarían demasiado, así que me decidí por ponerlos de parche.



👼   Adornos: En la foto del patrón los adornos quedan preciosos, le dan un aire superchulo, muy sofisticado y muy en la línea de este diseñador. Se trata de bieses cosidos trazando rayas de forma irregular a lo largo de toda la tira frontal del kimono y en la parte inferior de la manga. Vamos, no era en modo alguno el objeto que yo perseguía, pero en todo caso, es que dudo muy mucho de cuál hubiera sido el resultado final de tanto biés. Y no digo nada de los apliques florales, que pueden parecer estampados en la tela, pero no, son superpuestos. Mi destreza costuril queda muy lejos de tanta perfección.

Así es que, también en linea con mi estilo más bien sobrio😊, dibujé aproximadamente las mismas líneas y las pespunteé con hilo gordito, del utilizado para coser vaqueros. Queda bastante discreto, pero tiene su aquél. ¿Qué os parece a vosotras?.


Los bieses en las costuras interiores le dan un aspecto muy pulido a la prenda, teniendo en cuenta que va sin forrar.


                                 
Que ¿cómo la llevo?

Oye, pues agustísimo las pocas veces que me lo he puesto; encaja muy bien y es comodísima. Puestos a decir, sólo una pequeña pega, y es que estas prendas abiertas quedan estupendas cuando te las pruebas en casa, quieta frente al espejo. Pero cuando sales a la calle, entre el aire y el movimiento andante, se enseñan más las costuras interiores que lo de afuera. O sea sé, que voy a tener que ponerle algún elemento de cierre. 

Recuerdo que hace años había unas manitas de pinza unidas por una cadenita que cerraba ambos delanteros sin tener que coser nada; las manitas se ponían y se quitaban según la ocasión. Pero ahora he buscado y rebuscado y no las encuentro... todo lo que he visto tiene que ir cosido (agradecería cualquier idea, en este sentido).


Pues esto es todo por hoy. Me he extendido un poquito pero es que he encontrado pocas reseñas de este patrón, así es que si pueden contribuir en algo mis explicaciones, ahí quedan. 

Acabo de darme cuenta de que es miércoles, así que voy a enlazar por primera vez con El Club de las Malas Costureras. Besitos¡¡¡