28 feb. 2018

Un vestido para el frío. Creo que me gustan las rebajas, pero no estoy segura...

Con las rebajas me pasa un no sé qué, que no sé yo...

Me irrita sobremanera el arremolinamiento en torno a una mesa llena de cortes de retales, donde basta que toques una tela para que la persona de al lado tire de ella como si le estuvieras quitando el pan de la boca, total para luego dejarla con indiferencia e interesarse por esa otra que parece haberle gustado a aquella señora de allá..., y así en un continuo juego casi sangrante de "esta tela es mía y sólo mía".

Pues eso, que me pone de los nervios, pero no soy capaz de abandonar la tienda. Siempre pico.


Otra de las cosas que me fastidia en las rebajas son las dudas en cuanto a la calidad de las telas: puede parecer un buen tejido, pero a veces resulta sospechoso su precio... Entonces intentas disipar la duda preguntándole al vendedor, -¡menuda solución!, ya lo sé-: -Oiga, ¿y usted cree que ese tejido me hará bola?, esperando claro está que sea contundente: -No por Dios, es extraordinario, pero solo queda el fin de pieza y.... Pero no, te ha tocado el vendedor experto en no mojarse lo más mínimo: -No, no creo, hasta el momento ninguna clienta se ha quejado...


O sea que no sólo se quita las pulgas de encima, sino que además parece trasladar a la clientela la responsabilidad sobre la calidad del producto. En esos casos me pongo en guardia, y las más de las veces suelto la tela, bueno sólo me la llevo si me gusta mucho, mucho, mucho.


Podría ser todavía peor si te toca el vendedor tirando a socarrón: -No creo que le haga bola, de todos modos por ese precio... Y ahí sí que me tocan la fibra sensible: ¡Pues no oiga, no!. Que el trabajo de costura es el mismo con una tela buena que con una mala, con la diferencia de que con la buena mi inversión de tiempo y esfuerzo compensa, y con la mala no. O es que solo tiene valor la tela?, qué pasa con el valor de mi tiempo?.

Confieso que alguna mala experiencia he tenido a cuenta de las rebajas, pero poco a poco voy aprendiendo. Además, que levante la mano quien sea capaz de resistirse siempre a las gangas😏.

La verdad es que sólo compro con garantía en mis tiendas on line habituales, a quienes les tengo verdadera confianza: Telaria, Coser Cosas y Naturtelas fundamentalmente.


Pues esta tela suave y calentita, de punto doble y aspecto acolchado, la compré rebajada en Julián López, creo que a unos 5 euros el metro. Su precio era bastante más alto pero la opción era llevarse los tres metros y pico que quedaban. Tuve suerte, porque me tocó el vendedor optimista y convincente, o sea que ni hace bola, ni se engancha, ni te pica... 


El vestido es un mix: he utilizado como patrón base el "Draped collar túnic" de Bcn Unique Patternsque ya modifiqué y cosí aquí. Y el "Adeline dress" de Style Arc Patterns, que tenía en espera. Este último es un vestido de verano que yo he cosido para el invierno, por lo que he alargado la manga, y he ajustado a la altura del pecho, dado que el tejido empleado es de punto.


Tengo que decir que como ya lo tenía adaptado a mis medidas, me ha quedado estupendo a la primera. Superfácil de coser y supercómodo de llevar, calentito y agradable.


Como tenía tejido de sobra he podido sacar cuerpo y manga en una sola pieza, cosa que pocas veces hago con el fin de optimizar la tela.


Y además me ha sobrado para hacerle a mi hija este suéter:


Y después de mucho tiempo enlazo a MIMI .