15 dic. 2019

Llega la Navidad...

Cuando llegan estas fechas, en ese lapso de tiempo que va desde el Black Friday hasta Reyes, me suele entrar una especie de arrebato anticonsumista, que va en aumento cada año en la misma medida en que el dichoso viernes-negro se va haciendo con nosotros. Y es que hasta la panadería de la esquina exhibía su oferta.


Tengo que decir que al "black" me cerré en banda absolutamente. Pero no puedo asegurar que mi contención llegue al siete de enero igual de intacta, vamos, con toda seguridad que no, aunque hago lo que puedo...😏

Imagen encontrada aquí

Pues en estos días de anticonsumismo feroz suelo aprovechar para hacer algunas tareas artesanales. El año pasado me dedique a preparar unas felicitaciones navideñas, porque me niego -otro arrebato- a que tenga que ser Whatsapp quien felicite a mi lista de contactos.


Así que he vuelto a hacer esas "antiguas" felicitaciones personalizadas que enviamos a los familiares y amigos más allegados.

Pero en una vuelta de tuerca artesanal decidí coserlas. Si me gusta coser, pues coso, sí señores. 




Unas las enviamos por correo ordinario -quiero decir con su cartero y todo-, otras las ponemos junto a los regalos de Reyes, y otras en la misma mesa de Nochebuena.




Todo esto se hace con el aliento de las peques de la casa, que suelen tomar parte muy activa en el proceso.


Algunas hechas con fieltro, otras con retales de telas y guata...

Por si os interesa ver con más detalle la ejecución, aquí os dejo el vídeo que publiqué en su momento, y que tenéis disponible también en mi canal de YouTube.


Y como estoy en vena, he decidido que este año, salvo algunos chocolates, que por cuestiones de muchísimo peso😄 no pueden faltar, volveremos a tener en la mesa algunos dulces caseros como los riquísimos empiñonados de mazapán que me enseñó a hacer mi amiga Blanca, de Oviedo, y que son un éxito garantizado.


Ahhh, y hablando de Navidad, habéis visto en la cabecera que mi "pequeña costurera" se ha vestido para las fiestas?. (¡Gracias Lara!)

Muchos besos¡¡¡



5 dic. 2019

Cómo hacer Vainicas con tu máquina de coser

Creo que no tengo buen recuerdo de las vainicas. Ese trabajo fino y delicado que era casi receta imprescindible en las antiguas clases de labores: Vainica ciega, vainica simple, vainica doble, vainica cruzada, de ochos, de ochos dobles, de trenzas...

Imagen encontrada aquí

Teníamos que hacer un llamado “costurero”, o sea, una especie de muestrario con los tipos más usuales.

Y no era hacer la vainica propiamente lo que más me molestaba, sino la tediosa tarea de sacar hilos y que quedaran perfectamente cuadrados al principio y al final de la hilera... Aún así, hice mi costurero, hice la consabida mantelería (hoy me hago cruces de la paciencia y de la buena vista). 

Imagen encontrada aquí

Sin embargo, con los años, he aprendido a valorar las vainicas como el trabajo primoroso que son. Claro que el abanico de las conocidas excede con mucho a las de mi sencillo costurero. Algunas son pequeñas obras de arte bordado, que me encanta admirar.



Tengo en casa un par de juegos de cama de un ajuar familiar, de hace más de cien años. Esta era la vainica del remate... Mi absoluta admiración para estas preciosas labores artesanas.

-------- oO ------------------------- oooOOOooo --------------------------Oo --------


Pero como ahora ni tengo tan buena vista ni tanto tiempo, en vez de sacar hilos, he investigado un poco las posibilidades de mi máquina de coser para hacer algo parecido a las vainicas, aunque en puridad, deberíamos llamarlas puntadas caladas.

 

Y yo misma me he sorprendido porque lo único que se necesita es una aguja especial. Su nombre en inglés es “wing”, o sea “ala”, aguja alada o también llamada aguja de “lanza”.


Es una aguja de forma lanceolada, para que hacer el calado mas evidente.


A partir de ahí, se trata solo ir probando las puntadas decorativas de tu máquina e ir viendo cuáles te gustan más.


Importante ajustar bien la tensión a las distintas puntadas y elegir el tejido adecuado. Para mi gusto el tejido de hilo o lino, es el mejor: tiene una trama bastante abierta y el calado queda más pronunciado.



Así que en esta ocasión también he hecho mi “costurero”, en el que he ido anotando también el número identificador de cada puntada y la tensión apropiada.


También podemos combinar puntadas, como podrás ver en el vídeo que te muestro más abajo.


Y si quieres dar un paso más, también existe la posibilidad de una aguja gemela: una de ellas es normal y la otra de ala. En principio parece pensada para hacer dobladillos: con la aguja derecha se hace un pespunte normal y un caladito con la izquierda. Pero yo no me he conformado y he seguido probando, y la verdad es que me han salido algunas puntadas y dobladillos muy vistosos. Te invito a que lo pruebes.


Si te animas a investigar un poquito seguro que te sorprenderán los resultados.

Aquí te dejo el enlace al vídeo en mi canal de Youtube, donde podrás verlo todo con más detalle.




Hasta pronto¡¡


NOTA: Las agujas aladas, sencilla y gemela, adquiridas en la tienda on line de Seoane Textil.

2 dic. 2019

Hopscotch skirt. Las faldas son para el invierno?

No sé si a estas alturas tengo suficientemente claras las preferencias de mis nietas en cuanto a la vestimenta, porque hay ropas que me parece que se ponen poco.

Trato de indagar...


Así que, según iba lanzando mis preguntas, yo a un lado del teléfono y ellas al otro, intentábamos dibujar un mapa claro de la ropa que suelen ponerse en distintas situaciones: por la mañana para ir al cole, cuando salen con sus padres al parque, para ir al cumple de alguna amiga...

Y claro ante sus respuestas fuí teniendo claro por qué todavía no he recibido ninguna foto de estas faldas a pesar de estar varios meses cosidas:

      - Es que las faldas no son para el invierno, abuela, hace mucho frío...
      - Ya, pero existen las medias o los leggins...
      - Pero es que vamos con prisa y hay que ser rápidas



Claro, se ve que ya se me ha olvidado que los atropellos matinales que preceden la salida para el cole, requieren de ropa rápida, de la que no se necesite pensar mucho. Y una falda obliga a otras dos prendas más,  una por arriba y otra por abajo... ¡demasiadas combinaciones! para un tiempo tan justo.

O sea, pantalones o leggins gorditos con un buen jersey o sudadera parece ser lo ideal para las mañanas de invierno, según me cuentan.



La cuestión es que yo coso desde el clima mediterráneo y ellas lo visten desde el más puro continental centro-europeo... 

Es algo así como lo que me suele pasar cuando todavía por aquí andamos acalorados, y tengo que preparar maletas para ir al frío. Vaya, que por mucho que me lo propongo me cuesta pensar en ropa de abrigo, y al final siempre me quedo escasa, y tengo que acabar comprándome algo de urgencia en el lugar de destino...


Ellas parecen tenerlo claro: las faldas en todo caso para el verano (aunque se trate de una panilla fina como es el caso). Y ahora que lo pienso, es verdad que veo pocas niñas con faldas... 
Será una prenda infantil en extinción?. 
Cuál es vuestra experiencia como mamis?


Falda Hopscotch, de Oliver & S, con sus bolsillos de origami, tan chulos ellos...



22 may. 2019

Bolso de lino



Este bolso de lino grueso lo cosí el verano pasado. Sin patrón previo, sobre la marcha, tampoco le di más importancia, pero el otro día lo saque en Instagram a colación del reto Me-Made-May 2019, y algunas seguidoras se mostraron interesadas, así que prometí ponerlo en el Blog.


Lamento no disponer de un patrón en toda regla para ofreceros, pero tampoco creo que haga falta ya que es bastante sencillo para quien haya cosido algún bolso con anterioridad.

Pero en su defecto, os dejo un esquema con las medidas finales por si puede servir de ayuda.






Como se ve es un bolso de dimensiones amplias (yo meto dentro incluso una carpeta de gomas), y además tiene una buena base a la que dí consistencia con dos o tres capas de goma-eva.


Va cerrado con cremallera y lleva un vivo todo alrededor en azul marino del mismo color que la cremallera y las tiras de piel.

Lleva dos bolsillos externos que ocupan todo el ancho del bolso. Los laterales pueden quedar hacia afuera (tipo capazo) si hace falta, y en caso contrario se pueden plegar hacia dentro.


Va forrado con una tela de algodón de rayado tradicional grueso y de aspecto un poco tosco. Para que el bolso tuviera algo más de cuerpo, le añadí al forro una guata fina adhesiva que se coloca muy fácilmente y que le da un acabado más acolchado y confortable. Por dentro lleva otros tres grandes bolsillos.


Le puse las tiras de piel que compré en una curtidora, y el sistema de enganche al bolso es sumamente sencillo y cómodo, no necesita de artilugios ni herrajes que no tengamos en casa. Lo copié de este otro bolso de Merchant & Mills que me hice hace algún tiempo, y que me pareció una solución estupenda:


En el borde superior del bolso se inserta un trozo doblado de cinta gruesa y resistente tipo grosgain, a la que meto una hebilla del ancho aproximado de las tiras de cuero. Luego la tira de piel simplemente se engancha en la hebilla. Una para cada extremo de cada tira, o sea, cuatro hebillas en total.


Y os puedo asegurar que aguanta bien el peso.


Un bolso en tonos naturales muy apropiado para el verano, y suficientemente grande para quien, como yo, lleve dentro mundos enteros...😅

Y además, como es miércoles, enlazo con MIMI, en el Club de las Malas Costureras...



16 abr. 2019

Vestido primaveral niña - Revista Ottobre design



La Revista Ottobre design me encanta, suele tener modelos bastante sencillos de coser, que sientan estupendamente y además responden muy bien al tallaje. Este último aspecto para mí es un plus muy importante, ya que en mi caso, tengo que coser a las niñas sin prueba alguna. 


Concretamente tengo algunos números a los que he sacado muchíiiiisimo partido. El último de los publicados (1/2019) va a ser uno de esos: ya he cosido un vestido, pero hay al menos otras tres prendas que también coseré. ¿La habéis visto?


En este caso os traigo el modelo nº 29 llamado Knit-Look. Viendo el esquema ya os podréis dar cuenta de la sencillez de su patrón. Creo que abarca una amplia banda de edad (el tallaje va de 128 a 170 cm.), o sea que se puede coser para niñas, para adolescentes, incluso para mujer). Todavía no he visto muchos ejemplares cosidos, pero seguro que los habrá.


Ha sido para mi nieta mayor, y como véis, perfecto de talla.

Consta de seis piezas: cuerpo, banda intermedia, falda y mangas. No lleva cremalleras, ni ojales. Puede ir como túnica o como vestido, al gusto...Tiene el talle bajo, la falda acampanada y un escote a caja.


Yo lo he cosido en un punto de algodón orgánico extraordinario (no os puedo recomendar la tienda "on line", porque ¡lástima! ha cerrado recientemente). 


Tanto la tira del cuello como el puño de las mangas lo he puesto en una tela de punto a contraste, que le da un puntito de luz al color liso.


He cosido las costuras laterales abiertas y como la tela es un poco acolchadita, le he puesto un doble pespunte de sobrecarga, para que abultaran menos y quedaran más aplanadas. El resultado: muy bueno


El resto de las costuras: mangas, banda central y hombros va directamente con la remalladora. 


Quiero enlazar con el Blog Fans de OTTOBRE y con MIMIkids,  a ver si os animáis a coserlo.






20 mar. 2019

A veces menos es mucho más: una blusa encantadora



Debo decir que me declaro fiel admiradora de la manga japonesa, del origami, del kimono en cualquiera de sus múltiples versiones, de las mareantes rayas de Issey Miyake o de los sugerentes volúmenes que consigue Shingo Sato. Que adoro todos y cada uno de los patrones que conozco de Yoshiko Tsukiori, y que me cosería todas las prendas de Lynn Mizono. Por citar solo algunos de los más conocidos para mí.


Me encanta ese debate entre el sofisticamiento máximo -que admiro mucho, aunque nunca llevaría encima-, y la absoluta sencillez, de la que me siento totalmente deudora.

Pues hurgando en ese segmento de líneas rectas y formas sencillas, descubrí el año pasado un patrón que se me pegó a la retina desde el mismo momento en que lo ví. Es de esas cosas que de puro sencillas uno piensa ¿cómo no se le ha ocurrido a nadie hasta ahora?.

Básicamente, en este cartel la diseñadora nos está mostrando el patrón:


Y es que a veces se nos olvida que justamente en esa sencillez está toda la genialidad de la idea. Lo encontré en Sunshine_to_you, y quiero compartirlo con vosotros.



Si veis la prenda colgada, la verdad es que cuesta imaginar cuál será su caída sobre el cuerpo. ¿Qué efecto producen dos cuadrados de tela sobre los volúmenes del cuerpo? ¿Cómo hacer para que solo dos rectángulos puedan adoptar texturas y estampados varios?. Pues Sachiko Kihara lo resuelve de esta forma tan creativa: descomponiendo cada cuadrado en tres piezas, tal y como véis.


Atención costureras que estáis iniciándoos en este mundo de la aguja. Este patrón está al alcance de cualquiera por poca práctica que tengas. Lo coserás en una tarde, y si consigues combinar bien las telas y los colores, acabarás prendada de esta blusa fresca y cómoda. Te aseguro que ninguna de tus amigas se resistirá a preguntarte por ella.


La pena es que no parece que comercialice el patrón, por lo que se ve en la web ella expone y vende las prendas hechas.


Yo me cosí una de prueba para comprobar, ya que mis medidas son muy diferentes a las de las modelos que lo muestran. Y sólo tuve que transformar el cuadrado a partir de las sisas, dándole un poco de aumento hacia el bajo. 


Pero después de esa inicial, me he cosido estas otras dos, se cose tan rápido...

Edito: A continuación, y para quienes me lo habéis pedido, os dejo un esquema con las medidas utilizadas para mí, teniendo en cuenta que van sin margen de costura, por lo tanto en el patrón final habría que añadirlo.


Fin edición.

Yo lo he hecho en modo blusa, pero ella también los tiene en modo vestido, simplemente alargando cada una de las piezas y queda igual de estupendo, aunque yo aún no lo he probado.


Las medidas en la  talla única que propone la diseñadora son casi cuadradas: de 55 cm. de largo por 60 cm. de ancho, pero resulta sumamente fácil adaptarlas a cada una de nosotras.

Os gusta?, Os animáis a coserla?. Mientras tanto, nos encontraremos en MIMI una semana más. Mil besos¡¡¡