3 mar. 2014

Un medidor de Hadas: La historia "real" de un hada con piés zambos

Nuestro hada nació, como todas las hadas del mundo, en una terma de agua transparente y tibia. Enseguida la envolvieron en toallas calientes para mantener su temperatura.

Cuando se dejó ver, quienes asistieron al acto pudieron observar que su pelo era dorado y sus ojos del color del mar. Sus padres: L y F decidieron que se llamaría "Hada de la Luna"

 


Mientras admiraban aquel cuerpecillo, cayeron en la cuenta de que sus pies eran "equinovaros-bilaterales-no-reversibles", o sea, zambos…, muy zambos. 

Pese a ello lloraba y mamaba como cualquier hada recién nacida.

Sólo sus padres, las comadronas y la abuela pudieron ver aquellos curiosos piececillos, porque antes de 24 horas unas fundas de yeso rodeaban sus pequeñas piernas. Yesos que cada semana irían cambiando durante sus dos primeros meses de vida.

Durante los siguientes seis meses, una férula y unas botitas especiales la seguirían acompañando durante todo el día. Más tarde una tenotomía(1), otra segunda, más yesos..


El mismo día de su segunda intervención empecé a bordarle este medidor de Hadas, así, como quien intenta con ello fortalecer sus piés, -aunque seguramente lo que en realidad intentaba era fortalecer mi espíritu-.

L y F aprendieron a llevarla en los brazos, a dormirla y a amamantarla con toda naturalidad, y el hada Luna aprendió a gatear, a reir, a jugar y a caminar con la misma naturalidad...















Y fue creciendo.., y el medidor fue llenándose de marcas.

                  






















                                                                         

Durante cinco años durmió con la férula como si ésta fuera la tercera pieza de su pijama; incluso se extrañaba de que otros niños no la llevaran para dormir.


Y un día, cuando el medidor casi había alcanzado al hada de la nube sus pies dejaron de ser equinovaro-bilaterales-no-reversibles…, y pasaron a ser sencillamente unos pies cualesquiera.


Siguió corriendo, saltando, jugando, fantaseando…








Una tarde que paseábamos juntas me dijo: "Abuela, sabías que cuando yo "nasí" tenía los pies "torsidos"?

Aquel día el medidor marcaba 105 cm.



(1) Tenotomía: (Del griego tenōn: tendón, y tome: sección). En el caso de los pies zambos, seccionamiento del Tendón de Aquiles para enderezarlo. (Todos sabemos lo importante que es para las Hadas mover los piés cuando vuelan...)


NOTA: Si quieres saber más sobre piés zambos y la historia de Selena, puedes entrar aquí y aquí.